Crucero de lujo a meses sin intereses

royal texto

Category: Cruceros  Comments off

Llega el bitumen y los contenedores de residuos

Calles que se bitumenizan (asfaltan) en el Remanso de Neptunia llegan para mejorar la accesibilidad

Category: Lugares  Comments off

Bokeh sobre la bahía de Cádiz

25-8.jpg

Category: Lugares  Comments off

Nunca es tarde. La Abuelita Mochilera

Siempre en nuestro blog intentamos darle un toque personal y contar nuestras experiencias de los sitios donde vivimos y a los que viajamos. Pero de vez en cuando se cruza en nuestro camino o en nuestra lectura una historia maravillosa que te hace “levantarte de tu asiento” y pararte a pensar que los sueños están para cumplirlos y que cualquier momento es bueno para empezar a luchar por ellos. Y eso, por supuesto hay que compartirlo.

Nuestro sueño es el de viajar y conocer lo que nos rodea, un mundo fascinante lleno de gentes increíbles. Sueño que comparten millones de personas y al que muchos se han dedicado por completo. Kandy, la abuelita mochilera, es una de esas personas, y su historia es de las que te motivan de verdad. A sus 81 años, ella se define como “viajera de mochila e improvisación”. Cuando se jubiló, dio la vuelta al mundo en 9 meses empezando desde Argentina, recorrió América de Sur a Norte, de ahí a Nueva Zelanda y Australia para llegar más tarde a China,  India, Nepal, Bután  y así hasta llegar a España otra vez. Desde entonces no ha parado de viajar. Hemos querido recoger su historia y preguntarle sobre sus motivaciones y consejos a la hora de viajar. Esperamos que disfrutéis con sus respuestas tanto como nosotros. Muchas gracias Abuelita Mochilera!

Cuéntenos, ¿cómo era su vida antes de decidirse por este viaje alrededor del mundo?

Una vida llena de estrés, con horarios rígidos  y llena de responsabilidades, yo era abogada.

¿Siempre supo que una vez jubilada se iría de viaje o cómo surgió esa idea?

Si, lo supe desde que tenia 20 años y ya regentaba un camping familiar en San Sebastián (norte de España). Allí llegaba gente que me decían estaban dando la “vuelta al mundo” y eso se grabó tan fuerte en mi mente y en mi corazón que siempre me decía a mi misma: “Kandy tu cuando seas mayor también podrás hacerlo” y ya veis al contrario de lo que escribió Calderón de la Barca de que  “los sueños sueños son” pues no, yo digo que los sueños siempre se realizan, solo es cuestión de quererlo ardientemente.

¿Cuándo empezó su viaje?

Seis meses después de llegar mi jubilación, fue el tiempo que necesité para preparar lo que iba a ser “mi vuelta al mundo”. Yo había oído decir que existía una manera con el que podías sacar un billete de avión que llevaba ese nombre “vuelta al mundo” pero visité algunas Agencias de Viajes y me decían que ellos no lo conocían (pensad que os estoy hablando de hace 15 años) pero la negativa no me frenaba y seguía indagando, preguntando, informándome de dónde encontrar ese billete porque mi presupuesto era muy justo y si quería realizar mi sueño tenía que encontrar ese billete que yo sabía era muy barato y un día ¡HURRA! lo encontré, me costó 500.000 pesetas (3.000 €) y me permitía viajar a los Países que yo deseara, con un mínimo de duración de seis meses y un máximo de una año.

Ahora solo me quedaba buscar el medio más económico donde pernoctar y he ahí que descubrí la existencia de los “albergues juveniles” todo un acierto, era justo lo que yo andaba buscando, así que me colgué la mochila a los hombros y a desplegar las alas que tenemos todos los humanos aunque muchos lo ignoren y se pierdan la maravillosa sensación de volar por el globo terráqueo.

¿Cómo decidió a qué sitios ir? ¿Seguía una ruta determinada?

Si porque al sacar el billete tenías que indicar que Países querías conocer y yo ya tenía mi lista de cuáles iban a ser.

¿A cuáles de esos sitios volvería ahora mismo? ¿Por qué motivos?

No sé qué deciros, porque todos los lugares que visité me encantaron, aunque si tuviese que elegir alguno me quedaría con mi maravillosa India, el País que según se dice o la detestas o te enamoras, en mi caso fue esto último, me enamoré de sus paisajes, de sus templos, de su sonrisa, de sus olores, de sus costumbres pero sobre todo me enamoré de sus gentes, de esos niños con sonrisas angelicales, de esas mujeres de miradas acogedoras y ojos negros que trasmiten siempre amor y cobijo, en una palabra la India es un País que cuando lo conoces en profundidad sabes que una visita es nada, te das cuenta que tienes que volver y volver porque no sé aún por qué pero te “engancha” (a lo menos esto me ocurrió a mi).

¿Se ha cansado ya de viajar o quiere más? ¿A qué otros sitios?

Pero que me decís, cansarme de volar?…. eso jamás, ahora tengo 81 años y ya sabéis comencé a los 66 y cada vez que me quedo en casa unos 3 meses miro a mi mochila, ya remendada y desgastada (como su dueña) ocupando el mejor sitio en mi armario y nos decimos mutuamente, qué, ¿volvemos de nuevo a volar por el Universo? Y allá nos vamos las dos a disfrutar de nuevos aires

¿Podría compartir con nosotros una foto del lugar que más le impresionó? ¿Qué cuenta esa fotografía?

1

La primera foto yo la etiquetaría como “la sonrisa de los niños”

2

La segunda “mis amigas callejeras”, dándome amor y sintiéndome siempre muy acompañada por ellas

3

La tercera, visitando el “Golden Temple” en Amritsar, allí dentro viví y dormí 4 días, es un mundo aparte fue una experiencia que nunca olvidaré

4

Y la última una de las muchas veces que viajaba en los trenes y que como casi nunca había asientos libres, me tocaba ir sentada en el suelo pero que cuando te acostumbras a ello, te parece el sillón más cómodo de tu casa porque sí es cierto que los viajes cansan pero yo siempre me digo que más vale “cansarse que oxidarse”

 ¿Podría compartir con nosotros alguna anécdota del viaje con otros viajeros o locales? ¿Tiene alguna fotografía de eso?

Un día en Bombay me encontré en la calle a una jovencita que estaba ofreciendo a los turistas pintar sus manos con hena, hicimos tanta amistad que me ofreció su casa y ahí estamos las dos en la cama de su dormitorio donde me pintó las manos y me colmó de amor.

5

En el barco para cruzar el Cabo de Hornos tuve el privilegio de ser invitada por el Capitán del barco a pasar dentro de la cabina, hacia un frio terrible y al ir viajando yo sola y mi mochila, el Capitán tuvo la gentileza de invitarme a pasar dentro. Todo un privilegio

6

Cada persona afronta su viaje de forma diferente, ¿cuáles han sido sus prioridades durante el viaje? (los paisajes, la historia, las personas, los monumentos, la comida…)

Mi prioridad siempre ha sido las personas, sus costumbres, su manera de vivir, como ven ellos la vida desde mundos tan distintos aunque por supuesto me encantan los monumentos, las pirámides mayas y aztecas, los templos hinduistas, los templos budistas, las playas de Tailandia o las selvas de Nueva Zelanda

Normalmente vemos viajeros jóvenes sin hijos, a veces en pareja. ¿Hay algún tipo de viajero perfecto?¿Cómo debe ser un viajero?

Un viajero puede ser cualquiera con ganas de descubrir el mundo, claro que se ve más a gente joven sin cargas familiares pero también me encontré con familias que llevaban meses viajando en una especie de caravana y que los hijos seguían sus estudios a distancia y más tarde se examinaban en la Embajada de España en algún País de mundo.

¿Qué recomendación, mensaje motivador o sugerencia haría para cualquiera que lea esta entrevista?

Pues les diría que nada es imposible, que los miedos sólo son barreras que nos ponemos a nosotros mismos, pero que en realidad no existen y sobre todo que nunca es tarde para realizar vuestros sueños, que la palabra  “jubilados” la cambien por “jubilosos” y que no olviden las palabras que decía la Madre Teresa de Calcuta:

“Cuando no puedas trotar, camina.

Cuando no puedas caminar, usa un bastón.

Pero nunca te detengas”

Y yo añado que nunca abandonéis vuestros sueños porque solo se envejece el día que se deja de soñar.

A todos un abrazo mochilero lleno de luz para que no os perdáis en  vuestro caminar.

 

Category: Viajar  Comments off
US