¿Te animas a dar la vuelta al mundo? Es cuestión de prioridades..

 

1

Haciendo el trek de los tres pasos hacia el campo base del Everest, Nepal.

Muchas personas cuando se les pregunta qué harían si ganasen la lotería, entre otras cosas responden que viajarían alrededor del mundo. Lo cierto es que la mayoría de personas que vivimos en países desarrollados podemos acometer este periplo. En las próximas líneas voy a desmitificar que solo los muy ricos pueden dar la vuelta al mundo; explicaré qué me llevó a iniciar mi viaje, y por último mencionaré los beneficios y sacrificios que está suponiendo mi vuelta al mundo.

Aunque pueda chocar, hoy día cualquier mileurista que se lo proponga puede dar la vuelta al mundo. Diferente era hace 30 años cuando obtener visados, comunicarse, desplazarse, o encontrar alojamiento era más costoso y complejo. Como es lógico el nivel de comodidades variará en función del presupuesto que tengamos y los países que visitemos. La gran ventaja es que actualmente podemos elegir. Podemos alojarnos en hotel, Airbnb, hostal, camping, o Couchsurfing, por nombrar algunas opciones. Logísticamente, optar por pasar largas jornadas en autobús o tren frente a la comodidad de coger un vuelo. Permanecer más o menos en cada lugar; moverse constantemente encarece el viaje mientras que alargar las estancias supone un menor gasto y permite tener una visión más “realista” de las circunstancias del lugar.

Durante mi viaje he conocido a viajeros que ahorraron lo justo para un billete de ida, luego se han mantenido trabajando a tiempo parcial en hostales a cambio de cama y comida, realizando trabajos rudimentarios en granjas, o sirviendo copas en algún pub. Si realmente quieres recorrer mundo, el dinero no será un impedimento. Otra cosa distinta es si únicamente estás dispuesto a viajar con cierto tipo de comodidades.

2

Centro de cuidado de Elefantes en Tailandia. País ideal para mochileros!

¿Por qué pedí una excedencia en mi trabajo de dos años para viajar por el mundo? Porque era mi prioridad. Creo firmemente que nuestras vidas se resumen en un conjunto de prioridades que van evolucionando con los años o las circunstancias. Personalmente, no escatimo tiempo en definir qué cosas tienen mayor valor para mí, tratando luego de ser consecuente con ellas en mi día a día. Pocas cosas generan mayor satisfacción que ser consecuente con uno mismo.

Parto de la base de que soy un privilegiado. Mi trabajo me encantaba, disponía de tiempo para practicar deporte y tenía una vida social y familiar plena. La decisión de romper con todo, echarme la mochila al hombro y recorrer mundo no fue sencilla. En mi caso, al estar soltero, lo que más me retenía era mi trabajo. Había promocionado hacía menos de un año, disfrutaba en mi nuevo puesto y tenía un bonus en acciones pendiente de vencimiento. Nunca parece el momento ideal para tomar una decisión así!

Fue fundamental priorizar el vivir nuevas experiencias vs ganar más dinero. Me ayudó a tomar la decisión la pregunta que se formuló Jeff Bezos para dejar Wall Street y fundar Amazon: ¿de qué me arrepentiré más cuando tenga 90 años?. Tenía claro que me arrepentiría más de no haber viajado por el mundo que de cualquier otra alternativa.

4

Despedida con amigos antes de empezar mi viaje

Viajar por tanto tiempo, 1 año y 4 meses de momento, tiene consecuencias. Recuerdo ser infinitamente más estructurado al empezar el viaje que ahora. Me rio de pensar el número de horas que empleé redactando un fichero Excel con contactos y datos de interés en más de 30 países.. hoy no recuerdo la última vez que lo consulté!

Además de menor estructura y dejarme llevar, quiero mencionar algunos cambios positivos que he experimentado. No obstante será a mi vuelta cuando la gente que me conoce lo corrobore, los cambios se perciben mejor desde fuera. Los principales beneficios que a mi juicio me está aportando el viaje son:

  • Conectar conmigo mismo

He dejado de emplear únicamente la razón a la hora de tomar decisiones, de algún modo ahora soy capaz de escuchar a mi cuerpo y sentir lo que me pide. Soy consciente de sensaciones y sentimientos que antes pasaba por alto o no podía identificar.

  • Tolerancia

Decir que uno es tolerante y ser tolerante son dos cosas muy distintas. Atravesar las calles de Calcuta o viajar en transporte público en China pusieron realmente a prueba mi tolerancia hacia otras conductas con las que no estaba familiarizado.

  • Paciencia

Mi impaciencia – quererlo todo ya – era una de las áreas que quería trabajar durante mi viaje. No puedo decir que ahora sea un monje budista, pero respeto mucho más los tiempos. También pierdo menos la calma con retrasos e imprevistos que antes me hubieran sacado de mis casillas.

  • Humildad

La vanidad y la soberbia, al igual que la impaciencia, eran dos áreas que también quería abordar durante mi viaje. Haber conocido gente que no ha podido aspirar a más por sus circunstancias ha sido una lección de humildad.

  • Prudencia

A la hora de dar una opinión o pronunciarme sobre un tema solía ser algo radical. El conocer distintas realidades me ha hecho ver que lo que puede ser correcto en un lugar, puede no serlo en otro. Todo es relativo y las verdades absolutas apenas existen, por ello ahora trato de ser más comedido y prudente al expresar mis opiniones.

3

Mi tiempo en India sirvió para poner a prueba mi paciencia y tolerancia

Por otro lado, viajar no son todo beneficios. Estar varios meses o años on the road requiere renunciar a cosas, o aún más importante.. a personas. Los sacrificios que tuve que aceptar para poder hacer mi viaje fueron:

  • Familia y amigos

Lo que más echo de menos de estar viajando por el mundo es no poder compartir momentos con mis seres queridos. Sobre todo con mis abuelos; por ley de vida dispongo de menos años para seguir disfrutando de ellos.

  • Carrera profesional

Estar viajando supone un parón en el desarrollo de mi carrera profesional, con la incertidumbre de ver qué sucederá a mi vuelta. Aunque por otro lado el viaje me ha permitido entrar en el mundo del emprendimiento.

  • Relación sentimental

Recorriendo 25 países en los últimos 16 meses es complicado / impensable tener una relación estable… y algún día, espero que no muy lejano, me gustaría formar mi propia familia.

  • Dinero

Cuando vuelva a España seré rico… en experiencias, pero mi cuenta estará pelada! Es algo que tenía asumido desde el comienzo, pienso que el dinero va y viene pero las experiencias son para toda la vida. Para poder hacer el viaje – en los términos que quería –  ahorré durante un año, vendí mi coche y también acciones que tenía.

Estas son mis vivencias y reflexiones, cada viajero tendrá las suyas propias. Si tienes alguna pregunta, no dudes en formularla en el apartado de comentarios.

¿Sueñas con dar la vuelta al mundo? si es así, ¿qué te lo impide? En la vida nuestros mayores arrepentimientos suelen ser aquellas cosas que nunca hicimos, a veces hay que actuar #ypunto

______________

#YPUNTO es una marca española de joyería que he fundado durante mi viaje. Puedes ver nuestras pulseras en http://www.actuaypunto.com

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

US