Archive for » octubre, 2014 «

Eurocholate de Perugia

El famoso festival del chocolate me llevó a Perugia, la capital de la región de Umbría. Una ciudad encantadora del centro de Italia que se caracteriza por su producto más importante, el chocolate.
El viaje en coche desde Roma duró aproximadamente dos horas y media contando con el apoteósico tráfico que colapsa la entrada y salida de la ciudad eterna cada día. No hubo pérdida, llegamos a Perugia con éxito y con muchas ganas de ver ese dulce evento que estaba teniendo lugar en lo alto de la colina donde se sitúa el centro histórico de ésta ciudad.
Para nuestra sorpresa, la ciudad ofrece una línea de MiniMetro que te lleva a lo alto de la colina. Un transporte muy peculiar en el que apenas caben 30 personas. El coste del billete para subir tan sólo es de 1.50 €, es una buena opción para dejar aparcado el coche en buen lugar y disfrutar de una miniaventura en metro hasta tu parada de destino.
minimetro perugia
Cuando bajé en la parada que corresponde con el evento del Eurochocolate, (la última parada de la línea), pude ver unas vistas preciosas de todo el territorio de la comunidad de Perugia. Su punto más alto es la Porta Sole, desde donde se puede disfrutar de un paIsaje fantástico a unos 490 metros de alto aproximadamente.
Perugia laquintaesenciablog
Como llegamos cerca del medio día, decidimos ir a comer antes de ponernos las botas con el chocolate. Fuimos en busca de un restaurante típico de Umbría en el que años atrás habían comido nuestros amigos italianos y que tanto les había gustado, “Osteria A Priori”, un sitio que merece la pena ser visitado. No tuvimos suerte, como llegamos a la hora clave de la comida, estaba todo lleno y tuvimos que ir a otro lugar que encontramos de camino, una especie de Irish Pub. Al terminar la comida, estábamos dispuestos para disfrutar del chocolate por fin.
Eurochocolate Perugia
Las casetas ocupaban todas las calles, cada una de una marca diferente y, por supuesto, todas ofrecían cantidades infinitas de chocolate pero cada una a su manera. Para empezar el tour y entrar en calor, tomamos un vaso de chocolate caliente, unos pedimos chocolate “fondente” y otros pidieron chocolate blanco, ambos riquísimos, comenzamos de maravilla y medio llenos ya.
eurochocolate perugia
Vimos desde lo más común: bombones y tabletas de cualquier chocolate mezclado de cualquier sabor, hasta lo más peculiar: “chocokebab”, todo tipo de figuritas hechas de chocolate, utensilios de uso exclusivo para el chocolate, portaordenadores en forma de tableta de chocolate, decoración, licores de cualquier sabor de chocolate… etc.
Eurochocolate Perugia
img_3913
Para cerrar la visita, decidimos tomar un café con una buena dosis de chocolate, no teníamos ni idea de como iban a servirlo pero no podíamos irnos sin probarlo todo. Lo sirvieron en un pequeño vaso de plástico, con una cantidad mínima de café, el café corto (menos que un  chupito de café) que la gente italiana está acostumbrada a tomar, para un español es algo parecido a… “eso y ná es lo mismo”. A lo que iba, a esa pequeña cantidad de café puro añadieron una dosis de chocolate fondente que quedaba sólido en el fondo del vaso. A la mezcla le añadimos después un sobre de azúcar y removimos bien, eso era una bomba, una bomba de calorías que no puedes dejar sin probar a tu paladar si vas al Eurochocolate y te gusta el café.
Nos despedimos al atardecer del Eurochocolate participando en una flashmob que tuvo lugar en la plaza principal. Fue una excursión que no podía faltar en mi corta estancia en Roma y que recomiendo a toda persona que esté a poca distancia de Perugia en esas fechas.
img_3954img_3974
Category: Viajar  Comments off

Experiencia ERASMUS en Roma

Mis primeras semanas en Roma fueron de exploración y descubrimiento, todos los días salía a conocer la ciudad, a descubrir sitios de los que pudiera enamorarme, a habituarme a la ciudad que iba a ser mi lugar de residencia durante cinco meses.

 Pero no todo era hacer turismo, también estaban los follones universitarios, los papeleos de un lado a otro de Roma buscando la oficina exacta de la facultad que me correspondía, las conversaciones en “indio” con todas las personas que encontraba por mi camino a las que pedía ayuda y con las que tenía que solucionar situaciones difíciles. No fue fácil, en Roma hay una ciudad universitaria, un campus donde se encuentran reunidas la mayoría de las facultades, menos la mía y algunas otras marginadas más que están dispersas por la ciudad, fue todo un caos, por suerte tenía mi GPS en el móvil que me llevaba sin pérdida a todos los lugares a los que quería ir, ¡benditas nuevas tecnologías!

viajar roma laquintaesenciablog

Por otro lado también quedaba una de las peores situaciones de todo estudiante extranjero, buscar piso. Por suerte, no emprendí mi viaje sola, y eso me ayudó a soportar todo el estrés y el miedo de los primeros días con buen humor y tranquilidad, sobretodo a la hora de buscar piso, antes de empezar nuestro Erasmus estuvimos meses buscando un piso que se ajustara a nuestras preferencias, mandando correos unas veinte veces al día y fijando fechas para visitarlos cuando llegáramos a Roma, no fue tan fácil, muchos no contestaban, otros nos decían que ya estaba ocupado… quizá de veinte correos al día teníamos dos respuestas positivas, y una de ellas no nos convencía. Teníamos claro que no íbamos a pagar nada antes de verlo en persona y así, nos tiramos una semana entera, buscando anuncios en las calles de la ciudad universitaria y en las páginas web, visitando una media de tres pisos al día y llamando a aproximadamente a diez números distintos por cada hora hasta que dimos con el piso “perfecto”.
Lo que encontramos fue todo un lujo comparándolo con lo que habíamos visto previamente, la mayoría eran viejos, un desorden descomunal, la presencia del piso nefasta y, por supuesto, sin salón y la habitación que se alquilaba era compartida y nos pedían al rededor de 500 € por persona, una barbaridad. Pero, como ya he dicho, sin desistir seguimos buscando y visitando y, en una semana, ya teníamos nuestro piso, acogedor, más barato que las cantidades disparatadas que nos pedían en otros y en una buena zona. A partir de ese momento ya sólo nos quedaba disfrutar al máximo de nuestra nueva experiencia, lo más complicado ya había pasado.
Category: Viajar  Comments off
US