Archive for » agosto 30th, 2015 «

Entrerraíles (VIII): Jajce, inmersión balcánica.

Dormir es fundamental. Para todo. En especial, si quieres estar rebosante de energía y afrontar la jornada venidera. La falta de descanso te impide disfrutar de lo que haces mientras estás despierto. Lo pudimos comprobar el día que fuimos de Sarajevo a Jajce, un pequeño pueblo perdido entre las verdes montañas bosnias.

Objetivamente, disfrutamos de una excursión agradable durante un día de temperatura óptima en el que contemplamos paisajes naturales e históricos con mucho encanto. Subjetivamente, nos dimos una paliza recorriendo las carreteras comarcales de un país perdido sin casi comer y no habiendo descansado. Además, la necesidad nos impidió controlar bien nuestros gastos, sintiéndonos como aquel coche del anuncio de seguros que se perdía dinero por el tubo de escape. Con el tiempo, el recuerdo que nos ha quedado se parece más a la realidad objetiva que a la subjetiva. Y es que la mente humana siempre fue muy caprichosa.

Antes de ir a un sitio en cualquier medio de transporte ajeno conviene mirar bien los horarios. Distinguir salida y llegada, mañana y tarde. Y memorizarlo. Si no, os pasará como a nosotros, que tras perder el primer bus tuvimos que elegir entre esperar varias horas al siguiente o buscarnos la vida de otra forma. En ese momento, nos acordamos de un hombre calvo, ataviado como un camareroque nos acababa de preguntar where are you going. Aquellas resultaron ser las únicas palabras que sabía en inglés, como bien comprobamos una vez subidos en su improvisado taxi. En el trayecto no paró de repetir la palabra “petrucho” y cuando por fin comprendió que solo íbamos a compartir el viaje de ida decidió cobrarnos más de lo pactado. Por eso, lo primero que hicimos al llegar a aquel pueblo, tras tres horas por carreteras comarcales, fue comprar (esta vez sí) nuestro billete de autobús para la vuelta.

¿Que por qué queríamos ir a Jajce? Sobre todo por su entorno natural, presidido por unas imponentes cataratas. Para acercarte a ellas lo suficiente había que pagar un euro. Pensábamos que sería necesario si queríamos buenas fotos, aunque poco después descubrimos resignados que desde arriba las vistas eran aún mejores (y gratuitas). En cualquier caso, el placer de que te salpique una cascada no nos lo quitará nadie.

CIMG2764 CIMG2766 CIMG2768 CIMG2772 CIMG2777 CIMG2778 CIMG2781 CIMG2782 CIMG2785 CIMG2798 CIMG2799 CIMG2803

El pueblo resultaba asombrosamente pequeño. Parecía estar anclado en la Edad Media, y no solo por su arquitectura, sino por la sensación de aislamiento respecto al exterior. Tras improvisar un picnic con lo que acabábamos de comprar en un supermercado local decidimos dar una vuelta dentro del recinto amurallado. En la oficina de turismo, típico local municipal multiusos, una chica que apenas hablaba inglés me vendió un mapa que ni siquiera estaba traducido. Pero el riesgo de pérdida resultaba ínfimo en unas dimensiones tan reducidas.  El castillo se encontraba en lo más alto del cerro sobre el que estaban asentados todos los edificios. Tras volver a pagar otro euro, nos adentramos, para permitirnos el lujo de echar una siesta en el interior, sobre la hierba. Y os aseguro que con tanta fatiga acumulada sabía a gloria bendita. Por cierto, la vistas desde lo alto no estaban mal.

CIMG2808 CIMG2810 CIMG2811 CIMG2814 CIMG2815 CIMG2818 CIMG2820 CIMG2824 CIMG2825 CIMG2827 CIMG2828 CIMG2840 CIMG2843

Nuestro viaje de vuelta no fue menos accidentado. El autobús de regreso había pinchado una rueda por lo que nos acoplaron en otro que también se dirigía a Sarajevo, no sin antes parar en cada pueblo que encontraba a su paso. Como era de esperar, cuando regresamos ya hacía horas que el sol se había ido a dormir.

Total, que empleamos todo un día en visitar un pueblo de unos pocos cientos de habitantes situado a escasos kilómetros. Aunque la mejor crónica de esta jornada la escribió, sin embargo, mi amiga Claudia Sorbet. Aquí os la dejo:

Amanecer en Sarajevo, cambiar el despertador porque estás convencida de que tu compañero de viaje siempre se levanta hora y media antes de lo necesario, mirar con los ojos entrecerrados el horario de autobuses, leerlo mal, coger un taxi ilegal hasta Jajce, pagar por ver unas cataratas que podrías haber visto perfectamente gratis, recorrer el pueblo sin rumbo como si de un personaje que se cae a pedazos de The Walking Dead te tratases, alimentarte a base de plátanos, buscar unas casitas con agua que el mapa señala claramente pero que claramente no se encuentran por ninguna parte. Andar, andar y andar hasta que no das más de ti, y seguir andando. Descubrir que en Bosnia no venden Doritos. Preguntar a unas niñas dónde está el río y simular un río con el brazo porque obviamente no saben inglés. Ver cómo te miran asombradas y continuar sin brújula por las calles de forma aleatoria. Subir escaleras hasta llegar a un castillo por el que también tienes que pagar, preguntarte si les valdrá la entrada para las cascadas, pagar por entrar al castillo y, tras verlo, tumbarte en la hierba a dormir ante la mirada fija de los visitantes. Y aun así, uno de los mejores días de mi vida. Un viaje que repetiría cien veces.

Y en efecto, yo también lo repetiría otras cien. Porque son esas aventuras las que te permiten ponerte a prueba, aprender aquello que no sale en los libros y te unen para siempre a determinadas personas y lugares. Y precisamente por eso, permanecen en tu subconsciente por los siglos de los siglos. Amén.

Category: Lugares  Comments off

¡Mira más allá!

Cada día de la vida es un viaje que nos invita a que veamos por la ventana y que nos sorprendamos por lo que vemos. No es necesario subirse a un avión, barco o tren para ver un bonito paisaje y admirar la naturaleza. Solo basta estar alerta en el camino al trabajo, a la universidad o donde sea que vayas, para mirar más allá y descubrir que en la ciudad donde vives hay una diversidad de colores, caras y panoramas únicos que seguramente muchos alrededor del mundo quisieran conocer.

¡Es por esto que a partir de este día debes de mirar más allá! A pesar de los problemas que estés viviendo o la situación en la que te encuentres, el viaje de tu vida no debe ser limitado a ver solo lo empañado o sucio que está el “parabrisas” de tu “carro”. Haz lo que sea necesario y limpia tu vidrio para que no solo tú sino que también los que te rodean logren ver en su recorrido de cada día las grandezas del país en el que viven.

Twitter & Instagram: @visaparaviajar


Look beyond!

Each day in our lives is a journey that invites us to look at the window and be amazed by the things we see. It´s not necessary to get on a plane, cruise or train in order to see a beautiful landscape and admire nature. You just have to be aware that when you´re driving to work, the university or any other place to look beyond and discover that in the city that you live in there´s a diversity of colors, faces and unique sceneries that surely many around the world would like to see.

From now on, you must look beyond! Regardless of your problems or the situation that you´re currently living, the journey of your life does not have to be limited to see only the dirty “windshield” of your “car”. Do what´s necessary and clean it so that not only you but those who go with you in your journey might see the greatness of the country you live in.

Twitter & Instagram: @visaparaviajar

Category: Viajar  Comments off

Irán avanza en la industria del turismo

3

IRIB- El vicepresidente iraní y también jefe de la Organización del Patrimonio Cultural, Artesanía y Turismo de la República Islámica de Irán, Masud Soltanifar, ha insistido en que el turismo de Irán está en vísperas de experimentar un enorme salto.

Durante la ceremonia de inauguración del Hotel Lale Bisotun en la provincia occidental persa de Kermanshá, Soltanifar dio a conocer que los arqueólogos estiman que de entre 800 mil a un millón de obras históricas y monumentos persas, solo unos 100 mil a 150 mil han sido descubiertos.
Según las declaraciones de esta autoridad iraní, de todas las obras detectadas, 31.300 espacios históricos han sido registrados nacionalmente, 19 obras han sido registradas en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y alrededor de 60 obras históricas iraníes están en la lista provisional de registración mundial.
La civilización de miles de años del país persa ha causado que en todos los rincones de este territorio existan monumentos y obras históricas, nacionales y religiosas.
Entre las obras históricas persas pertenecientes a miles de años atrás y al período de los imperios de la antigua Persia destacan Persépolis y Pasargad en la provincia central de Fars, el Taq Bostan y el Bisotun en la provincia occidental de Kermanshá y las inscripciones históricas existentes en todo el país.
Los templos de los zoroastrianos con su peculiar arquitectura existentes en todas las partes del país, sobre todo en las provincias centrales como Isfahán y Yazd, son testigos del monoteísmo de los iraníes durante historia de miles de años de su país.
Además, otras de las atracciones del país que llama la atención de los turistas son los pueblos históricos y turísticos persas con su peculiar casco, como Abyane, Masule, Kandovan y Meimand.
Por otra parte, las obras históricas de la época posislámica dan a conocer otra visión de la identidad del pueblo iraní, ya que un estilo especial artístico y arquitectónico fue formado basándose en las creencias místicas chiíes.
Entre las atracciones de Irán destacan las históricas y enormes mezquitas que se observan en la mayoría de las ciudades del país, las tumbas de los poetas, de los eruditos y de los descendientes de los Imames chiíes (la paz sea con ellos) y los palacios de diferentes épocas de la historia del país.
A parte de las obras históricas, las variadas condiciones geográficas y climáticas, crean una buena oportunidad para los turistas internos y extranjeros que pueden disfrutar de un clima favorable, y es que en la zona sureña del país hay costa y playa con un clima seco y caluroso, en la zona norteña, también hay playa, pero con un clima húmedo y la naturaleza muy verde. A los pies de la montaña de Alborz y Zagros existen enormes bosques y la zona central del país es desértica.
Sin duda, una de las características destacadas de Irán que diferencia a este país de los países de la región, es su alta seguridad, y este tema ha convertido al país en un polo turístico, sobre todo para los más de mil millones de musulmanes del mundo.
En este sentido, una de las políticas de la Organización del Patrimonio Cultural, Artesanía y Turismo de Irán es atraer a los inversores extranjeros en el desarrollo del turismo, ya que el país persa pretende convertirse en el pionero del turismo Halal en el mundo.
Según dicha organización iraní, durante el último año, la cifra de turistas extranjeros que viajaron a Irán, sobre todo europeos, ha experimentado un crecimiento de tres veces más.

Category: Viajar  Comments off

Colombia, ya quiero llegar.

Ya tengo el boleto con destino a Colombia, y aunque sólo me alcanzó para ir pocos días la sola idea de ver ese país, aunque sea por un vistazo, me emociona. Cuando fui a Perú hubo un video que hizo la campaña de turismo que amé y me hizo querer tocar esas tierras y sentir el sol en mi cara mientras veía el atardecer en las dunas. Ese video lo sigo viendo de vez en cuando porque te alienta a viajar, a ser libre. Y, hace un par de semanas mi roomie, que es colombiano y con quien iré a Colombia en grupo, me pasó otro video que tuvo el mismo efecto como el de Perú. Éste es de una canción de Carlos Vives, cantada por varios artistas nacionales y grabado en distintos lugares del país. Ya la conocía desde hace mucho tiempo, solía escucharla en la camioneta cuando iba camino a Jalapa, y ahora me persigue con imágenes de un país, de viajes y de mucha vida.

Ya quiero llegar a Colombia y dejarme guiar por la curiosidad.

Category: Viajar  Comments off
US