Archive for » octubre 30th, 2015 «

Bioparc

Recomendamos un lugar, de MARÍA LLORCA

El Bioparc es un zoológico situado en la ciudad de Valencia en el que se puede aprender tanto de animales como de sus costumbres, alimento, hábitat…. Tiene unas instalaciones muy bien conservadas que imitan el auténtico hábitat de los animales, y además unos trabajadores que crean unos espectáculos con los que podemos observar a los animales más de cerca. Es un gran lugar para visitar y pasar el día con amigos o familia en el que además de pasártelo muy bien, te documentarás mucho.

Foto Bioparc

Category: Lugares  Comments off

Ven con nosotros a Irán (139)+audio

12

La ciudad de Zahedán, capital de la provincia de Sistán y Baluchistán cuenta con una situación de privilegio geográfico y se encuentra en las carreras principales que van a Paquistán, la India, Khorasan, Kerman y Baluchistán. Los turistas que desean viajar a Europa, llegan a través de la ciudad de Zahedán a Irán y, a través de la región central de Irán llegan a la frontera noroeste de Irán para viajar a Turquía. La ciudad de Zahedán cuya antigüedad data de menos de un centenar de año, es una ciudad nueva que está en cercanías de las fronteras con Paquistán y Afganistán…

http://spanish.irib.ir/component/k2/item/249912-ven-con-nosotros-a-ir%C3%A1n-138

Category: Viajar  Comments off

‘Nuestra aventura en Tailandia (I): bienvenidos, ojos redondos’

Publicado por Rober Cerero

Cierra los ojos y piensa en Tailandia.

¿Qué sale? ¿La Full Moon Party? ¿La playa donde Di Caprio mató a un tiburón para ligarse a la novia del jefatso de la tribu de la peli? Ah, espera, ¿no serán fiestas salvajes con muchos travestis y señoritas que sacan pelotas de pingpong desde cavidades que, hasta ahora, pensábamos eran sólo tomas de contacto, y no vías de escape?

Vale, tenéis razón, seamos justos: no todos pensaréis en eso. Otros muchos os imaginaréis Tailandia con trenes en medio de la jungla, poblados con gente humilde y a la vez feliz, comida buenísima y picantísima en puestecitos ambulantes y garrapateros a un precio de coña, paseos en elefantes…

Las dos vertientes parecen muy de Tailandia, ¿no? Pero, ¿es posible que ambas tengan cabida en el mismo país? Pues esta dicotomía estábamos un día liados Nacho y yo, la mitad del equipo de La Cloaca, cuando dijimos: ‘a la mierda, nuestros lectores se merecen que acabemos con este sin vivir: ¡vamos a Tailandia!

Y así, señoras, señores, mamá, da comienzo la historieta de nuestros 16 días en Tailandia. Todo lo que contemos a partir de ahora está basado en hechos reales, con más o menos dosis de pildoritas edulcorantes que no harán sino facilitar la lectura –y esperemos la sonrisa- de todos los que nos elegís para procrastinar, sea en el trabajo, en clase o en casa:

Los inicios

No, la historia no empezó realmente así, vamos a ser sinceros. La historia empezó allá por diciembre, cuando Nacho vio un chollazo de vuelo a Bangkok con Ukraine International Airlines. El nombre apestaba a denigrancia, la escala en Kiev aventuraba riesgos bélicos, y el tener que cruzar por ese océano donde tantos aviones han caído o desaparecido en los últimos años nos ponía bastante cachondos. No había duda: para horror de nuestras abuelas, teníamos viajecito en marcha.

La primera de las sospechas fue fundada: el avión parecía un hospital soviético, con poco espacio, una tele para cada 4 filas y MUCHO NIÑO PEQUEÑO. Pero mucho. Y, ¿sabéis qué? Que todos estaban al lado mía. Y cuando digo que estaban al lado de mí, lo digo literalmente: el chavalín de pelo a lo afro de 2 o 3 años que se quedó dormido en mi hombro a la media hora de despegar, su hermano aún más pequeño que lloró lo suyo y lo de su hermano el afro, el primo con cara de hijoputa que jugaba con el iPad sin quitarle el sonido…

Pero bueno, no todo estaba perdido, o eso creía yo: después de una hora haciendo de almohada para el chaval, y de aumentar exponencialmente mi simpatía por la causa palestina, llegó la comida: carne o pescado. Ah no, que los de las últimas filas ya no podemos elegir, que sólo queda pescado. Ah, que el pescado está seco y viene con espinas. Bueno, al menos me voy a hinchar a pan con mantequilla. Ah, que sólo un pan por persona… Bueno, tendré que comerme también el pan del chavalín afro, ¿no? (antes de que me juzguéis, pensad que me lo merecía y que tenía hambre).

El caso es que, tras 17 horas de viaje (por supuesto, sin música, desde que mi hermana decidió bañarse con mi iPod), tres películas que ni Multicine de Antena 3 se dignaría a poner un domingo –ojo, con el audio en ucraniano y subtituladas en chino, así de buenas-, una escala en territorio bélico y más hambre que un perro chico, llegamos a Bangkok. A Bangkok y a su 184% de humedad, claro.

12190174_846617328784211_887830139_o

Los 4 primeros valientes (¿que por qué falta el 5º? Eso os lo contaremos en la siguiente entrega… ¡O en la otra! :)

Bangkok es todo lo que te puedes imaginar: caos, tráfico, suciedad, tuk-tuks, asiáticos con mascarilla… Pero decidimos dejarla para el final, porque estábamos deseosos de probar la Tailandia profunda, la de la jungla, la del norte. Así, nada más aterrizar y regatear el precio, porque ‘we are not tourist, we are travellers’, un taxista con bigote nos llevó a la estación de trenes –no sin antes pasar  por la tienda de su primo, a ver si queríamos comprarle algo-, desde donde un tren que costaba 0.40 euros iba a llevarnos 100 km al norte, a la primera parada real del viaje: Ayutthaya.

p10500951

Un Tuk-Tuk cualquiera, llevando a 4 proyectos de monjes budistas

La primera premisa era básica: estamos tiesos y vamos a gastar el menor dinero posible. ¿Qué significa eso? Que viajamos en tercera clase. Aro que jí. Y la segunda premisa también era básica: hemos venido a jugar. Cuanto más turbio, más ambulante, más tai-castizo, fuese el sitio para comer, mucho mejor. Y, ¿qué podía haber más turbio, ambulante y tai-castizo que las señoras que se paseaban de arriba abajo por el tren vendiendo carnes, arroces y bebidas de procedencia más que sospechosa? Teníamos hora y media, íbamos en un tren que pasaba a 5 metros de las casas donde la gente comía y teníamos mucha hambre, así que lo probamos todo. TODO.

12190762_846617365450874_680872507_o

Lo de los 5 metros, es literal

¿Os imagináis darle un bocao a un finiboom relleno de pimienta cayena? Pues eso, acompañado de arroz, verdura y ¿pollo? es la comida tailandesa. Y no, nuestros delicados paladares y estómagos occidentales no están preparados. Repito, no lo están, no te vayas de fuertecito pensando para tus adentros que a ti te gusta el picante y lo aguantarías. No lo aguantarías, al menos al principio.

12194256_846617875450823_1213336581_o

Una de las señoras que recorrían el tren ofreciendo vaya-usted-a-saber-el-qué-pero-con-mucho-muchísimo-pique

¿El resultado? Que nos gastamos más dinero en aguaprobablementenopotable y té helado que en comer, y que el bueno de Pablo, archimundialmente conocido como Xablo, comenzaba a dar muestras de su verdadero yo: el Señor y Dominador del Agua. En adelante, toda compra de agua se efectuaría de la siguiente manera: una botella para Xablo, y otra para el resto.

Porque eso no era España, nuestra lejana y occidental patria, no. Eso era un país completamente distinto, con gentes, ojos, costumbres y comidas completamente distintas. Y allí estábamos los cuatro: Xablo, Nacho, Neno y yo, ante todo un mundo que parecía decirnos: bienvenidos a Tailandia, ojos redondos.

Category: Lugares  Comments off

WANDERLUST: O el Síndrome del Espíritu Viajero

Hasta hace no mucho no sabía cómo definir el síndrome del espíritu viajero, simplemente porque no existe una palabra concreta para esto en castellano. Sin embargo, me alegré mucho cuando descubrí que en otros idiomas sí que tiene nombre propio. Porque seamos sinceros, si no puedes nombrar algo es casi como si no existiera, mientras que un nombre vuelve el sentimiento más real, universal y compartido.

A lo que los nativos ingleses se refieren como WANDERLUST, yo simplemente lo llamaba “ansia”, “mono”, “quiero teletransportarme a una isla desierta” o “a mí metedme en un avión rumbo a cualquier parte y ya encontraré el camino de vuelta”.

Todo empieza sin casi darte cuenta, cuando estando en casa sueñas despierto con estar en otro lugar. Pero eso no es suficiente, eso es algo que hacemos el 99% de la población, en especial en horas de trabajo.

El verdadero detonante, lo que marca la diferencia, es el primer gran viaje. Esa primera aventura que libera la necesidad innata de viajar. Si lo mezclas con un buen chorro de curiosidad y unas cucharadas del aventurero que llevas dentro, se transformará en una realidad irrevocable de la que sabes que no te podrás, ni querrás, escapar.

Una vez superado ese primer momento de pánico cuando haces un gran descubrimiento (lo mismo que cuando te enamoras, o cuando vas a dar el primer mordisco a un experimento culinario), sólo te queda dejarte llevar por esa necesidad y no ponerle límite.

Y ¡voilá! Ahora ya eres oficialmente un wanderer, viajero, aventurero, trotamundos, nómada, espíritu libre, explorador o, como dirían las abuelillas de mi pueblo “una culo inquieto”.

Eso es el Wanderlust para mí. Mucho más que las ganas de irse de vacaciones común a todo ser humano. Es una necesidad esencial de descubrir cada rincón del planeta, sin prisa pero sin pausa. Y sobre todo, no es una necesidad pasiva, es una necesidad que te arrastra a la acción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ISLANDIA 2015

Y tú, ¿sientes el Wanderlust?

Category: Viajar  Comments off
US