Archive for » febrero 1st, 2016 «

Gambeta al Darién

La experiencia de Caro y Gonza por Colombia, y la odisea para llegar a Centroamérica.

Por Caro y Gonza (Zarpeando Latinoamérica) El calor de Cúcuta nos daba la bienvenida a territorio colombiano. Nuestros pasos estaban señalados, en este país, por el objetivo de llegar a Cartagena, el puerto comercial más cercano para cruzar a Panamá.

Estos dos países son la conexión entre Centroamérica y Sudamérica. Pero sucede que la zona donde se encuentra la línea de frontera que los separa, está ocupada por una enorme extensión virgen de selva tropical llamada el “Tapón de Darién”. Es decir no existe vía terrestre que conecte América del Sur con América Central. La famosa Panamericana se ve interrumpida por el tapón, por lo tanto, para cruzar de uno a otro tienes dos alternativas: aire o agua.

Cuando junio agotaba sus últimos tiempos llegábamos a Cartagena de la mano de un gran amigo. Manuel, a quien conocimos en Barranquilla y con quien compartimos unos días en velero por la bahía, fue nuestro anfitrión y nos acompañó a conocer la ciudad del encuentro.

Cartagena, debido a su ubicación, es el punto de encuentro tanto para los que vienen “bajando” desde Centroamérica, como para los que van “subiendo”. Si llegas desde la costa pacífica o vienes por la costa atlántica, en Cartagena defines el rumbo de tu viaje.

Durante un tiempo y en periodos alternados funcionó un ferry muy famoso de la firma FerryXpress. Durante el año 2015, su último viaje fue en el mes de abril y hasta la fecha no ha vuelto a funcionar. Las razones son que el ferry es muy grande y que no es redituable su utilización. Con el cese de sus servicios se extinguió la posibilidad de cruzar en un transporte marítimo como pasajero llevando además contigo el vehículo. Hoy, es necesario que te separes del mismo para poder cruzar.

Mientras resolvíamos la cuestión de embarcar a Pandora, nos estacionamos sobre el barrio de Manga. Un destacado lugar sobre la bahía de Cartagena, bordeado por la reciente rambla que dibuja la costa, desde la cual se observa ponerse el sol detrás de los veleros que anclan sobre el club náutico y que le dan al atardecer un toque romántico.

Siempre es clave encontrar una sombra que nos abrigue durante el día. En este caso, el refugio perfecto era el estacionamiento de una de las tres casas lindantes, todas deshabitadas a donde llegamos para definir el contraste. El parcero que prendía y apagaba las luces nos autorizó a quedarnos y luego nos cedió su tarea. Este fue el lugar donde se consagró el encuentro con quienes compartiríamos el conteiner y muchos ratos inolvidables.

Lo que suele ser más engorroso es tramitar el cruce del vehículo. Automóvil, motocicleta o motor-home, las opciones no son muchas. El vehículo, dependiendo del tamaño, puede viajar en un conteiner o un roll-roll. Si optas por el primero, lo más importante para ahorrar costos es completar su capacidad. Hay varios tipos, los más comunes tipo Dry Van, de 20 y 40 pies son contenedores cerrados. Los hay también sin paredes y sin techo para los vehículos que superen los 2,58 metros de altura (altura máxima del conteiner de 40 pies tipo High Cube).

Un personaje principal para que la historia suceda es Adrián, un argentino que ya llegó a Alaska en moto. Lo conocimos en Barú, Playa Blanca pocos días después de encontrarnos con Mariana, otra argentina a quien conocimos en Rio de Janeiro. Adrián ya había entrado en contacto con una agencia marítima junto con Lorenzo, otro italiano en moto. Javier y Carla, otra pareja de argentinos en moto se acercaban a Cartagena desde Medellín. A este tiempo ya éramos 3 motos y nosotros. La altura de Pandora nos obligaba a contratar un contenedor de 40 pies el cual tiene 12 metros de largo. Por lo tanto, todavía sobraba espacio.

Los días fueron transcurriendo mientras esperábamos alguien más para completar el conteiner. Al refugio llegaron nuestros primos de “Garabateando Sudamérica” y aquí también nos encontramos con “Viajando desde el Imperio Cordobés” con quienes nos seguíamos los rastros desde Brasil. Un día, ese alguien más, llegó. Una “Ducato” argentina tripulada por 4 músicos de Marcos Juárez. Con ellos completábamos el conteiner en el que entrarían Pandora, la Ducato y las 3 motos, una de ellas dentro de la Ducato.

Para el cruce de pasajeros hay varias alternativas. Se puede optar por cruzar en velero o en avión. El viaje en velero comprende una excursión de 5 días, con todas las comidas incluidas por los cayos de San Blas, para desembarcar en las costas de Porto Bello en Panamá. Una experiencia fantástica para los amantes de la aventura. Te dejamos el contacto de Global Sailing, Manuel te contará acerca de esta increíble travesía.

Cuando el famoso refugio de Manga cumplió la misión de encontrarnos a todos, se llevó a cabo en el lugar la inauguración de la recién construida rambla. Acto en el cual se hizo presente el intendente de la ciudad quien pilló la jugada y dio orden a la policía de desalojarnos. El asentamiento había tomado dimensiones, hasta una nota en el diario hablaba de nosotros. Para nuestra sorpresa tampoco ofrecimos resistencia. Solo faltaban 3 días para el embarque. Decidimos mudar a Pandora a la zona del Laguito en la punta de Bocagrande y pasar nuestras últimas noches en un velero abandonado mirando las estrellas.

Ya teníamos los pasajes aéreos. Una vez embarcada Pandora, viajamos con Ana y Leo del “imperio Cordobés” en el Mercedito 608 y los primos de “Garabateando Sudamérica” desde Cartagena hasta Medellín, desde donde salía el vuelo.

En la memoria de muchos quedaran sellados los recuerdos de aquellos días en Manga, lugar que hicimos nuestro como hacemos propio los lugares donde nos sentimos cómodos. No importa cuánto tiempo permanezcas en un lugar, a menudo, la magia sucede en un instante.

Embarque-de-Pandora-y-Cia-en-el-Puerto-de-Cartagena-Colombia.

Category: Viajar  Comments off

Tierra colorada

Pasar por Misiones era una ruta marcada por varios motivos importantes para nosotros. Y los caminos misioneros te llevan sin duda a ver una de las maravillas del mundo, nuestra maravilla.

Por Caro y Gonza (Zarpeando Latinoamérica) En Diciembre del 2013, Maxi, nuestro gran amigo, nos esperaba en su casa, en Posadas (Misiones), para pasar Navidad con su familia. Fue un trato hecho en Rosario, antes de partir. Obviamente no íbamos a romper ese trato, era una gran oportunidad para volverlo a ver a él y a Tati. Cada despedida se torna en un: “¡¡¡Hasta luego, disfruten!!!”. Sin saber cuándo será ese “hasta luego”, si durante el viaje o a nuestro regreso. En fin, era una excusa más para que lo podamos abrazar y compartir momentos con nuestro gran amigo. La Navidad fue en familia, ¡porque verdaderamente nos sentimos así!

En los Saltos del Tabay despedimos el 2013, año que quedó grabado en nuestras memorias y nuestros corazones por lo que significa para nosotros, fue el año en que este sueño comenzó a hacerse realidad. Recibimos al 2014 con unos amigos, vecinos en el camping, con lluvia, calor y sin luz así que fue una noche fabulosa.

Llegamos a Puerto Iguazú, con muchas ganas de ir y aventurarnos en las Cataratas del Iguazú. Caro ya conocía, pero siempre es un sentir, despertar distinto frente a tanta inmensidad. Apenas llegás te topas con diferentes costos para sacar el ticket de entrada. Aún es algo que nos queda tildando en la cabeza qué onda con eso, si está bien o mal, porque son formaciones naturales y todos deberíamos tener el mismo derecho para entrar, la misma entrada. A veces preferimos no adentrar en un tema y fluir por lo que se nos presenta. Lo bueno de la entrada es que al día siguiente, si decides ir otra vez, tiene un 50% de descuento (no sabemos si aún conservan esto, pero en ese entonces lo era).

Mapa sobre el circuito en mano y a caminar los senderos que nos indicaban, recorrimos casi todo. Parte en tren, parte caminando. Es magnífico la diversidad de flora que se encuentra a su alrededor. Los coatíes y monos son los encargados de acompañarte sobre los senderos, y las coloridas mariposas las encargadas de darle alegría al día. Ver fluir con tanta intensidad al agua, haciendo en lo profundo un sentir de paz, armonía y frescura, donde las miradas se queden penetradas en ella, esperando que la función termine, pero no: es un sinfín. Si no fuera por la persona que se encuentra atrás esperando el lugar para tomar su foto, estaríamos horas, llamadas eternidad, disfrutando de tal maravilla.

Es en estas cosas donde nos sentimos un poroto, cuando la sabia naturaleza nos enseña de sus grandes secretos poderosos.

Es en estas cosas donde nos hace sentir, que tenemos que estar en movimiento explorando sus encantos.

Es en estas cosas donde nos sentimos parte de ella y nos transformamos en personas plenamente puras, porque así se respira.

Es en estas cosas donde la madre tierra nos muestra su derecho a ser respetada por la humanidad. Nos habla y nos transmite sus sabidurías. ¡Cuidemosla!

Las Cataratas del Iguazú, es un lugar donde vale la pena ir una vez al año, creemos que es algo que no te cansa a los ojos y te nutre al corazón. Nos queda algo pendiente, recorrerla en una noche de luna llena.

Cuando nos despedimos, fue un: “hasta luego”, sintiendo que volveremos a transitarla.

Garganta-del-diablo-Parque-Nacional-Iguazu.-Misiones-Argentina.

Category: Viajar  Comments off

Una vaina loca

Pisábamos suelo Colombiano, habiendo resuelto un malentendido con las autoridades de Aduana Venezolanas en la frontera San Cristóbal – Cúcuta. Al parecer, debíamos abonar un impuesto de salida, del cual nadie nos había informado hasta ese momento. Con el que no estábamos de acuerdo, era como pagar por irse o que te echen y te cobren.

Nos despedimos de Venezuela con el ánimo de quien desea quedarse y no se lo permiten. Con un cumulo de emociones vividas en aquel hermoso país, con el que podríamos hacer varias películas de diversos géneros.

TERROR
Un contexto social y económico agitado. Un panorama financiero con devaluación monetaria en picada. Una enorme cantidad de personas vestidas de verde ejerciendo un desmedido control de… no sé de qué. Un pueblo que parecía hipnotizado ante un escenario que cada vez se ponía más difícil. Un pueblo con miedo es un pueblo impotente.

FICCIÓN
En los 6 meses que nosotros vivimos en Venezuela el dólar, en comparación con el bolívar, aumento en 350% su valor. Los supermercados grandes llenan las góndolas con productos que la gente no consume. Pero todos los días se ven colas de personas para comprar productos que el gobierno pone a disposición en algunos puntos de venta a “Precio Justo”. El ejército controla y custodia las rutas, las gasolineras, los supermercados, etcétera.

Rodar sobre su suelo implica pensar en dos caramelos. Para aquellos despistados, el combustible es nominalmente regalado. Eso quiere decir que para viajeros como nosotros, donde el gasto más importante está resuelto, solo tienes que dedicarte a disfrutarlo, a conocerlo, a vivirlo.

SUSPENSO
Las oportunidades son cada vez más escasas para los jóvenes que pretenden formar parte de un sistema que los incluya, los incentive y los promueva. Muchos de estos buscaron otros horizontes en donde volcar sus voluntades, dejando un lugar imperceptiblemente vacío para nosotros, por formar parte del mismo.

ACCIÓN / AVENTURA
Venezuela es un país inmensamente rico en sus paisajes y su geografía natural y estamos eternamente agradecidos de la oportunidad de recorrerlo casi todo. Después de haber visitado 18 de los 23 estados que lo componen podemos decir que atesora una diversidad natural maravillosa. Desde la Gran sabana que nos dio la bienvenida con los brazos abiertos y una arepa en la mano, hasta las verdes aguas de Sucre y sus encantos. Desde el paradisiaco mar de Aragua y Falcón que nos bendijo con la gracia del caribe, hasta las frescas y asombrosas alturas de Mérida. Desde los esteros en Guárico, hasta el siempre misterioso Amazonas y su incalculable valor.

ROMÁNTICO
Cada vez que alguien nos pregunta sobre Venezuela, se transforma en testigo del cariño que sentimos por su gente, que por todos los rincones nos recibió y nos acogió con el corazón. Llevamos en nuestro baúl de recuerdos sus sonrisas, historias y culturas. Para nosotros siempre será un país especial, porque nos permitió disfrutar las vacaciones en familia y con amigos, porque fue escenario de momentos mágicos y nos regaló hermosos recuerdos que por siempre atesoraremos en nuestros corazones. Querida Venezuela, que la vida nos permita volver a encontrarnos. ¡Hasta siempre!

COMEDIA DRAMÁTICA
Sería Colombia el MARICA encargado de mostrarnos las diferencias, los contrastes y las grietas. También, a donde estaban todos los CHAMOS estudiantes que le dan vida a las noches, tocando cuatro en las plazas, COÑO PANA. ¡QUE CHEVERE! y a donde están los productos que faltan en Venezuela. ¡VERGA CHAMO! Eso nos demostró la capacidad de adaptarnos a condiciones adversas y la facilidad con la que podemos perder el sentido de distinguir la realidad en la que estamos inmersos. La VAINA cultural presente en la que nos movemos conforma nuestros esquemas de pensamientos y determina nuestras alternativas. ¡NAGUARA! ARRECHISIMO, ¿NO?

La-Macanilla-Venezuela.

Category: Viajar  Comments off

Cascada del Diablo

Al este de Villanueva de la Vera (Cáceres) , podemos disfrutar de un fantástico y espectacular salto de agua conocido como “Cascada del Diablo”, que forma parte de la Garganta de Gualtamino y que dota de aguas al río Tiétar.

Cascada del Diablo (Villanueva de la Vera, Cáceres)

Podemos disfrutar de esta cascada bajando por unas escaleras de piedra que facilitan salvar el gran desnivel que hay en algunos tramos, aunque por desgracia, no es accesible para todo el mundo. De hecho, en el último tramo hay que tener cierto cuidado.

Cascada del Diablo (Villanueva de la Vera, Cáceres)

Cascada del Diablo (Villanueva de la Vera, Cáceres)

Cascada del Diablo (Villanueva de la Vera, Cáceres)

 

Category: Lugares  Comments off
US