Archive for » marzo 22nd, 2016 «

Encuentro con el Diablo

Una camisa sudada por otro, unos pantalones sucios, unas botas de goma, un casco viejo y una linterna que casi no alumbra; una botella de whisky, un atado de cigarrillos, una bolsa de hojas de coca y una gaseosa sabor naranja para obsequiar a los mineros: tengo todo listo para ingresar a Cerro Rico, la mina más grande de Potosí, explotada por cuarenta y cuatro cooperativas integradas por quince mil trabajadores.

Me transpiran las manos, me duele la panza, tengo el pulso acelerado. En Buenos Aires no me hice una resonancia de cabeza por miedo al encierro y ahora voy a descender en plena oscuridad setenta metros bajo tierra. Algunos días me odio por ser dramática, otros por impulsiva y hoy por curiosa: si no me intrigara saber cómo es el segundo trabajo más insalubre del mundo no estaría a segundos de enfrentarme con mi fobia mayor.

Veo cómo los rayos del sol se filtran por entre las espesas nubes que se mueven en cámara lenta; una manada de pájaros sobrevuela inquieta, el túnel de acceso a la mina. Treinta y tres mineros chilenos atrapados sesenta y nueve días. ¿Cuántas son las posibilidades de que me pase lo mismo? ¿Una en cien, una en mil, en un millón, en diez billones? Ya no hay tiempo de dudar, estoy adentro de la mina.

Camino en fila india por un túnel angosto: primero la guía, detrás cuatro argentinos y tres gringos; después Gabriel, compañero de viaje, y por último yo. Minutos después todo es oscuridad, salvo por la tenue luz de las linternas colgadas de nuestros cascos. Le pido a Gabriel que me deje anteúltima y apoyo mi mano sobre la mochila del gringo que me precede.

La guía dice algo que no logro entender por el ruido del chapoteo del agua. Ya tengo los pies mojados y piedritas entre los dedos: mis botas de goma, que deberían mantenerme seca durante las tres horas de excursión, están agujereadas. Y además me pica la garganta, me lagrimean los ojos, me cuesta respirar y tengo calor.

DSC_0232

DSC_0247

Por suerte no soy la única que sufre, y nos detenemos a descansar. “Quédense tranquilitos, es normal que se sientan así a unos metros bajo tierra. Aquí el único mineral peligroso es el monóxido de carbono porque no tiene color ni olor y produce la muerte en sólo diez minutos. Si se mantienen cerca no les sucederá nada”, dice la guía.

Entre mi cuerpo y las paredes del túnel no hay más de medio metro de distancia; de frente y a mis espaldas, oscuridad. Diez minutos. Diez minutos para preguntarme por qué, para imaginar a los otros sin mí, para lamentar lo que no hice, para aceptar mi destino. Diez minutos de agonía en el silencio, la soledad, la oscuridad y el calor de esta mina. Diez minutos… ¿Cuánto serán diez minutos acá?

Seguimos el recorrido y el túnel se vuelve cada vez más estrecho, más oscuro y siniestro. Un argentino tose, transpira, respira con dificultad. La guía intenta en vano tranquilizarlo hasta que decide llevarlo a un lugar donde circule más aire. El resto nos quedamos solos. Gabriel toca un mineral verde que cuelga de las paredes; un gringo habla en un idioma que no conozco, y yo, perturbada por un fuerte zumbido, me siento en el suelo.

En un momento, al ver la luz de dos linternas, me levanto con la esperanza de que sean el guía y el argentino, pero son dos mineros que, con la mirada gacha, piden permiso para pasar. Imito a mis compañeros y apoyo la espalda sobre la rocosa pared del túnel; por acto reflejo, contraigo la panza. Los mineros se van y yo meto la mano en el bolsillo para sacar mi celular: no tengo señal, desde luego.

Mis compañeros de excursión hablan pero yo todavía escucho el zumbido. Cierro los ojos, inhalo profundo y exhalo despacio; intento sentir el aire que entra y sale pero sólo pienso en que quiero salir. Si la guía y el argentino no vuelven en quince minutos pediré a alguien que me saque. Pero… ¿a quién? Saco mi celular: sigo sin señal, desde luego.

Llegan la guía y el argentino y continuamos por un túnel tan bajo que debemos caminar en cuatro patas. Las manos sucias, las rodillas cansadas y el maldito zumbido. Cuando al fin logro incorporarme, frente a mis ojos, encuentro una estatua del Tío, que es como los mineros llaman al Diablo. A su alrededor, latas de cerveza, botellas de whisky, atados de cigarrillos y hojas de coca. Miro mi reloj: son las cinco horas veintiséis minutos.

Tomo fotos, hago preguntas a la guía y le echo al Tío un chorro de alcohol. Después cierro los ojos y le pido que silencie el zumbido, que adelante el tiempo, que me saque sana y salva de aquí. Por primera vez le rezo al Diablo porque, como dicen los mineros, bajo tierra Dios no existe. Abro los ojos, me levanto y vuelvo a mirar la hora: son las cinco horas treinta y seis minutos.

DSC_0287

DSC_0683

Category: Viajar  Comments off

Rutas y saberes

Hay días que me pregunto hacia dónde voy. Y, ciertamente, casi nunca encuentro una respuesta clara. Es más, me jode no saberlo y me paso tiempo debatiendo conmigo mismo qué coño hago con mi vida. Evidentemente, voy haciendo, voy tirando por mi camino y no me arrepiento de lo vivido hasta el momento ni de lo que hago. Pero me cuesta encontrar aquello que me guíe hacia una ruta fija. Y me gustaría encontrarla, pues veo a la gente apasionada como triunfa en lo suyo y como es de feliz, supongo, realizándolo. Siempre digo que me da igual lo que hagan los otros y que cada uno hace su camino, pero en este sentido me siento decepcionado. Hasta cierto punto.

Preguntándomelo, veo que tengo múltiples y dispares gustos, inquietudes o llámalo como quieras, y creo que es esto lo que me está haciendo ver que tal vez no llevo buen camino. No obstante, ¿he de abnegar al conocimiento multidisciplinar, aunque quizás no sea completo, en lugar de ganarme la vida, económicamente hablando, dedicándome a algo que me pueda gustar? Yo creo que no. Pero luego entras en la dicotomía de tus posibilidades, ya que si lo pretendes todo te encuentras sin muchas opciones (ya sean económicas, temporales, etc.), mientras ves a aquellos seres unidireccionales como lo tienen todo o casi todo a su alcance. ¿Regir la vida por algo o quererlo todo? Alguien me diría que la vida es demasiado corta para querer saber de todo y probablemente tenga razón. Pero yo le contestaría que la estoy aprovechando.

Últimamente escucho demasiado que en la vida acabamos regresando a nuestra infancia. Que aquello con lo que creciste es lo que te configura y moldea como persona. Isaac Asimov escribía en su trilogía de la Fundación que la vida es un círculo y que todos regresamos a nuestros orígenes. Aunque quien lo dijera estuviera manipulado y la verdad no fuese aquella, creo que Asimov así lo creía. Alexandra Cousteau, nieta del famoso Jacques Cousteau, dijo en una conferencia a la que asistí que gracias a su abuelo y a su contacto con el océano desde pequeña se dedica al estudio y preservación del mismo. Por supuesto, aquello con lo que crecemos influye en nuestras vidas, pero, ¿cabe la posibilidad de que tengamos metas diferentes, no relacionadas con lo que hemos estado en contacto desde pequeños? Seguramente sí, pero quién sabe.

Recientemente he leído las dos primeras obras de la saga fantástica del Mar Quebrado, de Joe Abercrombie. En ellas, los protagonistas se van de su tierra, exiliados, humillados o fracasados. Sin embargo, vuelven más fuertes y más sabios, capacitados para enfrentarse a sus temores y sus pesares antiguos. Y los vencen (lo siento por el spoiler). Con esto no quiero llegar a ninguna parte, sino reflexionar para mis adentros. Pero lo que está claro es que si permanecemos en un mismo lugar no aprendemos nada. Más vale moverse, aprender y volver a tus inicios o conocer otros caminos, que estancarte en tus pensamientos para no moverte, paralizarte y detener el río de tu vida. Y es por esto que me quiero dedicar a viajar, para aprender de los lugares que vaya conociendo. Y quién sabe si para volver a mis inicios para labrar mi camino, mi ruta fija. Más fuerte, más sabio, mejor persona.

Al fin y al cabo, sí que tengo un poco claro hacia dónde voy.

img_0316

Category: Viajar  Comments off

Barrio de La Boca, Caminito. Buenos Aires

Lugar imprescindible de la capital argentina, eso sí, intentad ir en una hora prudente, al poder ser acompañado y sin salir del lugar estipulado como “turístico”, es una zona peligrosa por asaltos y a poco que te salgas de las calles principales corres peligro de que te roben, así q. ue si podéis id con lo imprescindible.

Lugares de interés: 

                Calle Caminito

                El Mural

                Casa Amarilla

                Torre del Fantasma

Cómo llegar:

Tomando el bus, os deja en la misma entrada 8,29 y 33 (desde San Telmo),53, 64,86 y 152

 

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

 

image

12512444_10207740914337439_3326746153921259326_n

12801446_10207740914377440_6196950997350600079_n

12801600_10207740919377565_6134646202316828185_n

12802803_10207740915697473_7104379031600765852_n

Category: Viajar  Comments off

Ermita de Verdiales, detalle. 2016, 23 de marzo, 20 h.

1934936_547960865391553_5849025900575801692_n

Detalle de un Muro en la edificación lateral a la Ermita de Verdiales. 2016, 23 de marzo, 20 h.

Category: Lugares  Comments off
US