Archive for » marzo 23rd, 2016 «

Comecorazones

La mano aferra con fuerza un corazón. La boca y la barbilla gotean sangre. La cara del hombre está distorsionada en una máscara de alegría feroz rayana en la locura mira la figura que yace sobre el suelo. El anterior dueño del corazón.

No puedo dejar de mirar la figura que, a todo color, preside la plaza de Tarabuco. He venido hasta aquí, un pequeño pueblo a unos 65 km de Sucre para ver el Pulljay. Se trata de una celebración tradicional de agradecimiento a la Pachamama, con danzas tradicionales y reparto de los bienes ofrecidos entre las comunidades locales. Desde 2014 el Pulljay forma parte del patrimonio inmaterial de la humanidad y desde hace algún tiempo se aprovecha también para recordar a los caídos en las batallas de Carretas y Jubeta o Tarabuco.

La escultura que recuerda los enfrentamientos es inquietante, como si la amenaza siguiera ahí. Miriam, la guía del grupo de ‘gringos’ que hemos venido hasta aquí a disfrutar de la fiesta, intenta explicar el odio que expresa la imagen. “Los guerreros ‘yamparas’ habían visto cómo los ‘verdes’ (soldados imperiales) violaban a sus mujeres y quemaban a sus hijos”, nos dice.

La primera de las batallas conmemoradas, la de Carretas, acabó en1814 con una dura derrota para los tarabuqueños, dos años más tarde se cobraron su venganza. En el pueblo tienen una frase en quechua, que no soy capaz de reproducir, pero que viene a decir: “Somos buenos con quienes se portan bien con nosotros, los que no… que se preparen”. Los “verdes” de la corona española no estaban preparados. Eran menos. Se rindieron. No hubo piedad para ellos.

Tras la victoria, en un acto de “furia de venganza y libertad”, según reza la inscripción que acompaña a la imagen, los tarabuqueños arrancaron los corazones de sus enemigos y se los comieron. Desde entonces se les conoce como susko mikus, o comecorazones, en quechua.

La historia que leemos en los libros está sorprendente y dolorosamente viva en Bolivia. La escultura data de 2010. “¡Gloria a los caídos indígenas de las batallas de Carretas y Jumeta!. Jallalla Tarabuco!”, concluye la inscripción.

“Eso, si lo denuncias a la embajada, crea un incidente diplomático”, aseguraba la noche anterior al Pulljay un barcelonés nada conforme con la lectura que hacen los bolivianos de las batallas. A su modo de ver la guerra de independencia no había sido otra cosa que una guerra de criollos. Es decir descendientes de españoles que aprovecharon el encarcelamiento del rey por Napoleón. No le falta razón. El primer grito de independencia sonó en Sucre en 1809, entre la intelectualidad criolla, al parecer influenciada por las ideas que surgían de la revolución francesa.

Pero no por eso la sangre que corrió fue menos indígena. Muchos caudillos de la Audiencia Provincial de Charcas, a la que pertenecía este municipio de Tarabuco, se unieron a los insurgentes criollos. Sin embargo, tras la victoria el nuevo estado se olvidó de ellos hasta fechas más bien recientes.

“La lucha sigue”

Los bailarines, más de 600 este año, ejecutan los bailes de los antiguos guerreros y el pueblo se identifica con ellos. En el estrado que da la bienvenida a los presentes están los máximos mandatarios de estas tierras. El alcalde, claro, pero también el gobernador de Sucre y el presidente de Bolivia, Evo Morales. Sus voces quedan apagadas por el sonido metálico del calzado de los bailarines contra el suelo. Pero siempre queda leerlo a la mañana siguiente en el periódico:

“Señor presidente, estos tarabuqueños son sus soldados. Todos están con el proceso de cambio”, dice El Correo del Sur que dijo Iber Meras, alcalde de Tarabuco. No se quedó atrás Esteban Urquizu gobernador de Sucre y pasante de la presente edición del Pulljay: “En el año 1816, hermano presidente, ofrendaron su vida estos guerreros tarabuqueños por la independencia de Bolivia”. A lo que el presidente Morales respondió: “En algunos tiempos intentaron eliminarnos a los pueblos originarios, pero seguimos con nuestra música y danza, dando homenaje a los guerreros de grandes batallas. [… Ahora hay que resistir] los intentos de dominación del imperio norteamericano; la lucha sigue y seguirá mientras exista el capitalismo y el imperialismo, porque hay grupos que quieren dominar el mundo para robarnos económicamente y a los pueblos someternos al hambre y la miseria”.

A pesar de las connotaciones bélicas y sangrientas, el Pulljay no deja de ser una celebración de la vida. Tarabuco, que el resto del año está prácticamente vacío, según nos dicen, revive este día. La chicha, el picante de pollo, los textiles, las frutas… La localidad se convierte en un enorme mercado bajo el calor de marzo en el altiplano y mecido por el zapateo de los bailarines, que giran y giran en círculo durante horas.

Después, con cierta parsimonia y por las estrechas calles de tierra y casas de adobe, nos vamos dirigiendo al lugar en el que se levanta el Pukara, una enorme estructura de ramas de cerca de 20 metros de altura de la que cuelgan bolsas de coca, litros de cerveza, chicha y refrescos, verduras y hasta dos vacas abiertas en canal. Ahí comienza la entrega de todos esos elementos a las comunidades.

Todo parece un gran festín a cargo de las autoridades, cuya “bondad”, nombres y apellidos no han dejado de mencionarse desde la noche anterior, en la que asistimos a un concierto de música tradicional en una enorme cancha de baloncesto en lo alto de la localidad. Otra cosa es que la gente responda positivamente a las peticiones de aplausos y ovaciones emitidas desde los micros. Esas autoridades, de hecho, se pasan el testigo de levantar un nuevo pukara, aún más grande y abundante el próximo año.

Category: Viajar  Comments off

Rincones mágicos de la C.Valenciana: Bocairent.

Era un día nublado el que nos tocó cuando fuimos a ver Bocairent. También recuerdo que era un doming

Category: Viajar  Comments off

¿Personas que no conocen los hospedan en su casa?

Hace un poco más de un año, ese 26 de enero de 2015 cuando nuestro viaje comenzó, realmente no sabía

Category: Viajar  Comments off

ATRACCIONES PARA EL RECUERDO

Los de mi generación lo recuerdan perfectamente. Recuerdan el autobús que partía de la plaza del Ens

Category: Lugares  Comments off
US