Archive for » junio 1st, 2016 «

Atardecer en Cuchia

Category: Lugares  Comments off

Entevista a Julieta Segade

1. Como te llamas? De donde sos?

Mi nombre es Julieta, me encanta mi nombre, me parece muy romántico; y vivo en la localidad de San Martin en la provincia de Buenos Aires, Argentina.

2. Como te definís? 
Las preguntas sobre definición personal siempre son las que mas me cuestan, será por que todavía no se del todo quien realmente soy, se que debería pero me estoy tomado mi tiempo para averiguarlo, viajar me ayuda a descubrirlo. Por el momento me considero una chica idealista, amistosa y familiera y mi gran pasión es el baile. Coliseo- RomaLago di Garda
3. Que significa en tu vida la fotografía? 
Para mi la fotografía es mas como un hobby la verdad es que si me salen buenas tomas es por que tuve suerte (esa tal suerte de principiante) por que jamás tomé clases. Me gusta la idea de expresar sentimientos a través de algún tipo de arte, y veo la fotografía como un arte mediante a los que les apasiona se puedan expresar. Me parece que la foto no puede mostrar ni decir todo lo que personalmente se vive, pero aún así es un cable a tierra y forja un tipo de conexión mundial que no se hubiera podido crear jamás sin ella.
4. Si tenes que describir que representa para vos  viajar, en pocas palabras, qué dirías?
 Viajar para mi representa PLENITUD, es encontrarse, conocer y chocar con culturas nuevas, nuevos idiomas, conocer gente nueva y admirar cosas que sin viajar no se pueden admirar. Estar en un lugar nuevo, ante un magnífico y esplendoroso paisaje, y quedarme contemplándolo me llena y me hace sentir plena, que alcancé el objetivo de empaparme de cosas nuevas. A veces no me es suficiente el tiempo y es por eso que me gusta volver a los lugares a los que voy, hay gente a la que no le gusta, la segunda vez siempre se ve más y también con otros ojos.

MadridSaracena- CalabriaCinque Terre

 4. Un sueño, algo que anheles mucho
Lo que mas anhelo es poder vivir mi vida feliz, rodeada de la gente que me quiere y haciendo lo que más me gusta, todavía no se lo que es pero se que quiero hacerlo viajando.
5. Una palabra que te identifique.
Soñadora.
NYC
SOCIAL MEDIA
Instagram: Julii Segade
Category: Viajar  Comments off

campana Weymouth, Inglaterra a018-t98-m000

18 campana-weymouth-a018-t98-m000

????

Category: Lugares  Comments off

Explorando Creta, una isla única en su especie.

Han pasado ya más de dos largos meses desde que visitamos tierras helenas (cómo pasa el tiempo…) y no podía resistir a la enorme tentación de escribir sobre Creta. Para mí, fue la mejor parte del viaje, por lo que todavía estoy agradeciendo a Ryanair el día en que descubrí por casualidad que había un vuelo directo desde Manchester hasta Chania.

Heme aquí inmerso en un dilema y es que no sé exactamente cómo contaros mi experiencia en la mayor de las islas griegas. Por un lado podría hacer el típico artículo “diario” poniendo lo que hicimos y vimos en cada uno de los días, pero estaba pensando en ser algo más juguetón y escribirlo desde otro enfoque. Voy a probar a hacerlo así y ya veremos lo que sale. Esto es Creta (voz de reportero de cámara oculta de la tele).

CHANIA

La segunda ciudad más importante de la isla no es lo más bonito que vayas a ver en tu estancia en Grecia, pero sin duda tiene muchos rincones con encanto.Su historia está formada por una larguísima lista de invasores desde que fue sede de unas de las civilizaciones más antiguas de Europa, la minoica, y su nombre era Kydonia. Desde entonces ha pasado de unas manos a otras constantemente (griegos, bizantinos, árabes, venecianos, otomanos…).

El punto más emblemático de Chania es el puerto veneciano (Old Venetian Harbour), donde se entremezclan edificios italianos, otomanos y griegos y se respira un apacible ambiente portuario. Varias murallas bordean el puerto por el lado oeste, y desde el lado este asoma un espigón que cierra el puerto y queda culminado en un pintoresco faro que parece arder en llamas al atardecer. Todo muy poético. Las imágenes valen más que las palabras:

El puerto veneciano es también el núcleo turístico de la ciudad, y como tal, rebosa de restaurantes (en los que seréis sometidos a la famosa ‘turistada’, véase pagar precios desorbitados por comida que no es tradicional como la que encontraréis en otras callejuelas cercanas) y puestos de souvenirs. Si queréis ver el puerto propiamente dicho, sólo hay que bordear la costa en dirección oeste. Allí se reúnen los pescadores y sus barcos, además hay varias terracitas y restaurantes, que esta vez sí, son frecuentadas por los lugareños. A parte de todo esto, poco más hay que rascar en Chania (o Hania), pudiendo hacer un recorrido muy completo por toda la ciudad en menos de un día.

ELAFONISI

Esta fue para mí la excursión más top que hicimos en todo el viaje. Era nuestro segundo día en Creta, y en vista del buen tiempo que hacía decidimos coger nuestro pequeño coche de alquiler y lanzarnos a la aventura de encontrar la recóndita playa de Elafonisi (con ayuda del GPS por supuesto). Esta playa, también conocida como la playa rosa, por el color de su arena, es uno de los puntos más bulliciosos en verano, y a ella llegan buses regularmente en la época estival. Sin embargo, en temporada baja sólo es posible acceder a ella en coche, con lo que la encontramos prácticamente desierta y en exclusiva para nosotros.

De camino, como podéis ver en las fotos de abajo, recorrimos una carretera de montaña con vistas muy chulas, e hicimos alguna parada en los miradores para tomar fotos. Esta carretera atravesaba también pueblecitos de montaña donde las abuelitas vestidas de negro se apresuraban a ir a misa (ortodoxa claro). Inciso: era domingo.

Algunas fotos de nuestro periplo por la alta montaña en busca de Elafonisi, que se encuentra en el extremo suroeste de Creta.

Desde Chania hasta la playa de Elafonisi hay escasos 70 km, pero lo sinuoso de la carretera en su tramo a través de las montañas hacen que el recorrido dure unas dos horas. Pero no dudéis en hacerlo, merece la pena. Mira que he visto playas en mi vida, pero esta es de las mejores en las que haya estado, al nivel de playas de Tailandia. A pesar de que el agua estaba fría como un témpano, me pegué un breve chapuzón ya que la ocasión lo requería, y con ello quedó inaugurada mi temporada de baño del 2016.

Aguas cristalinas, turquesas y arena rosa en un paisaje desierto y casi en exclusiva para nosotros.

Pasamos toda la mañana disfrutando del entorno, paseando y explorando la zona de dunas. La playa es muy extensa y forma una especie de istmo conectado a tierra firme por una lengua de arena fina, de modo que rodear el istmo es una buena ruta para cubrir toda la zona. A la hora de comer nos despedimos, no sin tristeza en nuestros corazones (pero con la ropa y zapatos llenos de arena rosa). A la vuelta comimos como señores en el restaurante tradicional que encontramos en uno de los pueblecitos de montaña y que describí en el post anterior.

KNOSSOS

En nuestra segunda excursión tomamos rumbo hacia el este de la isla. Empezamos el recorrido con unas hermosas vistas desde la carretera, no sólo del mar y la línea de costa, sino de las montañas cretenses (sorprendentemente nevadas y mucho más altas de lo que me esperaba). Tras casi dos horitas de conducción (he de decir que es una gozada conducir por allí, daba gusto) llegamos a nuestro destino, el palacio de Knossos.

El Palacio de Knossos se encuentra en las afueras de la localidad con el mismo nombre, a unos pocos kilómetros de la capital de la isla, Heraklion. Este complejo palaciego es el más importante de los palacios minoicos de Creta (Grecia). Fue construido hacia el 2000 a. C., destruido por un terremoto, reconstruido de nuevo, reutilizado por griegos y romanos y finalmente abandonado hasta que en el siglo XIX, Sir Arthur Evans se decidió a retomar las excavaciones en el yacimiento y desenterró parte de la magia de la civilización minoica. Además, no se limitó a dejar volar su imaginación a la vista de las ruinas, sino que incluso se atrevió a reconstruirlas. Por lo tanto, mucho de lo que vemos es una reconstrucción (bastante fiel) de lo que había allí.

Palacio de Knossos (reconstrucción) y algunos de sus frescos más famosos (reproducciones)

BAHÍA DE BALI

Ese mismo día, tras darnos un baño de cultura en Knossos, y como colofón de nuestro road trip, decidimos añadir una última etapa a nuestro itinerario en Creta. Así que de manera bastante improvisada (básicamente cogimos el mapa y dijimos: “Va, paramos aquí que queda cerca y podremos hacer la broma de que hemos estado en Bali”) nos dirigimos a la bahía de Bali, un refugio costero a medio camino entre Heraklion y Rethymno (la tercera ciudad en discordia de Creta).

Este pueblecito costero es básicamente un “invento” turístico, donde unas cuantas casas de pescadores en la bahía pasaron a convertirse en una infraestructura de apartamentos y complejos hoteleros para los turistas extranjeros que abarrotan la isla en verano. Eso no quita que la bahía sea bonita, además, de nuevo la temporada baja hizo que tuviéramos la playa (y el restaurante que podéis ver en la foto de arriba) sólo para nosotros. Por lo demás, un pueblo muy similar a cualquier otro enclave “turístico” que pueda encontrarse en las costas españolas.


 

Me duele no haber tenido más días para explorar la isla con calma, y es que para nada esperaba que Creta superara mis expectativas con tanta solvencia. Encontramos paisajes de todo tipo, nos relajamos en playas paradisiacas, descubrimos su rica cultura, su gastronomía… fácilmente podríamos haber estado una semana completa en la isla y aún hubieran faltado días. Quedó en nuestra lista de pendientes el visitar la península de Gramvoussa y la laguna de Balos; explorar Heraklion, recorrer la costa sur de la isla (frente a frente con la costa africana) y adentrarnos en la parte oriental de Creta.

Sólo espero poder volver algún día y al contrario de lo que hizo Ícaro, tener la oportunidad de adentrarme con más profundidad en el laberinto del minotauro, en los rincones de la deslumbrante isla de Creta (nótese la metáfora inspirada en la mitología griega).

PD: Próxima entrada que espero poder publicar en breves: Verona en un día (y medio)

Category: Viajar  Comments off
US