Archive for » julio 9th, 2016 «

Historia de un Camino…

En algún lugar de Galicia, un día frío de septiembre, me encontraba sentado en la oscuridad esperando el amanecer. Ese día decidí salir algo más temprano, para continuar mi camino en la oscuridad y hacer un poco de meditación. Habían pasado unos días desde que comencé el Camino de Santiago de Compostela y todavía no había encontrado lo que andaba buscando: la conexión conmigo mismo…

Puedo decirles que las mejores aventuras son las que no se planifican mucho. De hecho, la planificación de este Camino fue algo imprevisto. Recuerdo que todo comenzó con una conversación que tuve con una gran amiga, a quien considero hoy en día otra hermana del alma, ella fue quien despertó mi curiosidad pues yo no tenía idea de qué se trataba, entonces me animé muchísimo cuando tuve toda la información, los contactos y el plan para hacerlo. Ella fue ese ángel que me abrió las puertas para hacer el Camino.

El inicio del camino puedo describirlo como un viaje de excursión, el ambiente era muy bonito, tomaba mis respectivas fotos, pero no fue hasta mi tercera noche que decidí aprovechar este gran momento. Conectarme conmigo mismo y descubrir el porqué de muchas cosas que me estaban sucediendo en esa etapa de mi vida, era lo que más me importaba trabajar. Decidí levantarme muy temprano y todo estaba completamente oscuro fuera del albergue. Caminé unos cuantos kilómetros y escogí un lugar despejado en la naturaleza y con brújula en mano me dispuse a meditar, mirando hacia el este, ojos cerrados y dejándome llevar por la respiración. Poco a poco comencé a conectar con mis sentidos. Escuché diversos sonidos, casi podía descifrar lo que estaba a mi alrededor, el viento rozando las ramas de los árboles, el de las campanas de las vacas. Fue algo aterrador al comienzo, pero sin embargo logré relajarme. Desde ese lugar pude ver lo que me causaba conflicto, recientemente me había marchado de Venezuela y tenía muchos sentimientos encontrados. Estando lejos, extrañando lo que amaba, debía conseguir ese algo que pudiera definir mi futuro.

(También puedes leer Barcelona I )

Luego despertó el olfato, el olor del campo, el humo de alguna leña encendida, el característico olor a “dinero” de las vacas. Seguidamente sentí todo lo que tocaba, el suelo algo blando, la grama alrededor, mi ropa moverse con el viento. Hasta que finalmente sentí el sol en mi rostro y poco a poco llegó la claridad, y yo aún con los ojos cerrados. Canté algunos mantras, que recién las compañeras de camino me enseñaron y a partir de ese momento el sentimiento siguiente fue como una explosión de emociones. Es como si alguien me estuviera hablando, mi mente se abrió, busqué rápidamente la mochila y saqué un cuaderno de apuntes y anoté miles de ideas, respuestas de varias cosas que me estaba cuestionando, simplemente fue un gran despertar.

Un grupo de personas fabulosas que partían desde Barcelona fueron mis acompañantes en esta travesía. La idea era caminar cada quien a su ritmo y solos, para poder permitir interiorizar nuestro objetivo personal. Al final de cada día nos reuníamos en una sala a compartir nuestras experiencias. Puedo decir que esta ha sido una de las experiencias más enriquecedoras en mi vida. Fue un momento de encuentro conmigo mismo, el contacto con gente especial, con la naturaleza y de reforzar la teoría que el viajar solo lo puedes disfrutar tanto como cuando tienes compañía.

No tuve la dicha de gozar de muchos días libres, así que mi recorrido fue corto, caminé un poco más de 100kms del final del camino Francés, antes de llegar a Santiago de Compostela (lo mínino para obtener la Compostela). Todas las personas coinciden que esta etapa es la más hermosa a nivel de naturaleza. Los compañeros de camino que te consigues son espectaculares, todos contagian su buena vibra. Cada ciudad que pasas tiene su encanto y mucha historia. Para ese tiempo en que hice el camino era un año Jubilar, así que todo fue mucho más especial.

Recuerdo claramente los últimos kilómetros, lo comencé bien temprano porque quería llegar al momento que abren la Catedral y presenciar la misa en la tumba de Santiago. A mi llegada, me encontré a un señor bastante mayor que estaba llorando de la emoción, él había iniciado la travesía desde Francia en la ciudad de Roncesvalles y decidió solo comer pan con agua por algo más de un mes, promesa que hizo por la salud de su familia. También me conseguí personas que habían hecho la misma travesía que yo, otros que iban en bici, otros a caballo. Al final del día comprendí que no importa la forma cómo se haga el camino, lo importante es la intención por la que se hace y disfrutar al máximo cada etapa.

¡Buen camino para todos!

En Santiago de Compostela

Si desean mayor información aquí les dejo algunos links:

El Camino a Santiago        Camino a Santiago       AACS Madrid

Category: Viajar  Comments off

DÍA 7 – De SKAFTAFELL a JOKURSALON

Hoy vamos a disfrutar de un día inolvidable, os lo garantizo, pero preparaos para una buena paliza: hoy toca andar.

Salimos de nuestras cabañas en Kirkjubaejarklaustur y nos dirigimos a Skaftafell dentro del enorme Parque Nacional del Vatnajokull (llegaremos en menos de una hora), uno de los lugares más turísticos de Islandia, por algo será. Presenta unos paisajes impresionantes, creados por las fuerzas combinadas de ríos, hielo glaciar y actividad volcánica y geotermal. Abarca una impresionante serie de picos y de glaciares: cataratas, bosques de abedules, una enmarañada red de ríos que cruzan el parque. El Vatnajokull es el mayor campo de hielo después de los polos. Bajo esta gigantesca capa de hielo, yace un sinfín de picos y valles, varios volcanes en activo, lagos subglaciares y la cima más elevada del país, el monte Hvannadalshnúkur (2110m).

dia07_01

dia07_02

dia07_03

Para que veáis a dónde vamos, aquí tenéis una vista de la isla (que estaba el tío subido en el satélite esperando el hueco entre las nubes para hacer la foto, no fue fácil, no). ¿Veis esa gran mancha blanca? Pues ahí vamos. Nada más y nada menos.

dia07_04

Aparcaremos en el centro de visitantes y allí nos haremos con un mapa del parque. Desde aquí, discurren varios senderos que lo recorren, de diferentes distancias y dificultades, y lo bueno es que se cruzan unos con otros. Sobre la marcha, allí mismo elegiremos las rutas que haremos.

El recorrido estrella es la visita a la cascada Svartifoss, que se encuentra a algo más de 1 hora del centro de visitantes. Se trata de una pequeña catarata (pequeña en cuanto al caudal) que se encuentra rodeada por columnas de basalto. Se llega a través de un sendero de menos de 2 kilómetros. La primera parte del sendero es empinada, transcurre todo el rato entre vegetación y vistas impresionantes a la planicie que da al mar. El camino nos llevará hasta la misma cascada que podremos observar desde abajo. Después de disfrutar de la cascada y su entorno, caminaremos hasta las columnas de basalto en el otro lado del barranco y seguiremos ese camino hasta el final de la zona de acampada. Si la visibilidad es buena, sería recomendable hacer un recorrido adicional (1h extra) siguiendo el sendero con la señal “Sjonarnipa” que nos llevará hasta un mirador a una altura considerable de la lengua Skaftafellsjokul.

dia07_05

dia07_06

Esta visita es la obligatoria, pero el parque nos ofrece muchas más posibilidades. Hay rutas adicionales, algunas de apenas 2 kilómetros, que nos permitirán disfrutar de unas vistas inigualables de las lenguas del glaciar. Resumiendo, la cascada es para el 5 pelado y el que quiera subir nota ya sabe…

Otra de las actividades recomendables del parque es la excursión por el glaciar con sus crampones y todo. Allí, hay dos agencias que las organizan. Como sé que algunos de vosotros ya habéis vivido la experiencia, haremos una valoración en grupo. De todos modos, como el parque ofrece montones de posibilidades, cada uno podrá elegir lo que más le apetezca.

dia07_07

dia07_08

Y después de esta fantástica visita a Skaftafell, volvemos a nuestros coches y seguimos la marcha por la N1.

Aportación de Obdulia: en este tramo de la N1 (ya no sé si antes o después de Skaftafell) iremos encontrando indicaciones de diversas leguas de glaciar (todo muy bien señalizado). Pues bien, ¡¡hay que parar en todas!! Y cualquiera le dice que no a Obdulia.

Seguimos nuestro camino hacia Jokursalon, la laguna de los glaciares. Tiene una extensión de 25km² y alberga una espectral colección de icebergs azules. Es un escenario espectacular, muy cerca de la N1.

Aunque parezca de la era glaciar, la laguna sólo tiene 80 años. Hasta mediados de los años 30, el glaciar llegaba hasta la carretera de circunvalación. Hoy retrocede con rapidez (500 metros al año) y, por tanto, la laguna sigue creciendo.

Lo bueno es que vamos a hacer la visita por la tarde, cuando la luz es más bonita. Además de disfrutar del entorno, tomaremos uno de los barquitos que se adentran en la laguna, por supuesto.

Según Obdulia, no debemos dejar de subir al montecillo que hay justo en frente porque la vista de la laguna es preciosa. Asimismo, debemos visitar la desembocadura, concretamente la Playa Negra, donde al bajar la marea los icebergs quedan asentados fotogénicamente sobre la arena negra.

Aquí unas imágenes de Jokursalon, la laguna de los icebergs:

dia07_09

dia07_10

dia07_11

Nos alojaremos en la Milk Factory Guesthouse, de la que no os puedo dar mucha información porque no la hay en internet, pero cabemos los doce, tenemos baño privado en las habitaciones (todo un lujo en Islandia) y desayuno incluido, ¿qué más queremos?

Aquí la ruta del día:

dia07_14

Y para que veáis por dónde vamos ya en nuestra gran ruta circular, en el mapa está señalado Hofn, donde vamos a dormir:

dia07_15

 

Vota por el día que te parece más interesante pulsando aquí

 

Category: Viajar  Comments off

DÍA 6 – De LAUGARÁS a KIRKJUBAEJARKLAUSTUR

Hoy día intenso. Salimos tempranito que hay mucho que hacer y tenemos por delante un día de lo más completo.

Nuestra primera parada serán las cascadas de Seljallandfoss, a unos 80 kilómetros de Laugarás. Se trata de una cascada más bien pequeña para las que veremos en Islandia, pero presenta la peculiaridad de que puede caminarse por detrás, por lo que todo el mundo se acerca a disfrutar de la experiencia, no nos llevará mucho tiempo. ¡Cuidado que resbala bastante!

dia06_01.jpg

dia06_02.jpg

A cinco minutos andando, tenemos la cascada de Gljufurarfoss, que cae sobre un cañón escondido. Lo bueno es que, si el caudal lo permite (no siempre es así) se puede acceder a ese cañón y ver la cascada desde muuuuuy cerca. Lo intentaremos.

dia06_03.jpg

dia06_04

De nuevo a los coches y rumbo a Skogafoss, una de las cascadas más conocidas de Islandia y también una de las más bellas, parada obligatoria. Se trata de una cascada de caudal más importante que las anteriores situada en medio de acantilados de musgo. Podremos acercarnos hasta sus pies y sentir el agua muy cerca. Nos sorprenderá el contraste de colores entre el negro de la lava y el verde chillón que tapiza las rocas. Subiremos a la parte alta de la cascada. Son sólo 60 metros por un caminillo un poco escarpado pero bastante fácil que sale del lado derecho de la cascada. Desde arriba tendremos una preciosa vista del río, de la cascada y de todo el valle.

dia06_05

En Solheimasandur, pararemos a ver el famoso avión estrellado (es más una curiosidad que otra cosa, pero pilla de paso). Se trata de un DC3 de la Marina de los Estados Unidos que el 24 de noviembre de 1973 se vio obligado a aterrizar por un problema mecánico. Todos los tripulantes del avión sobrevivieron al poder aterrizar en la playa de arena negra perdida en este rincón de Islandia. Podemos acceder dentro, mirar por sus ventanas y ver lo poco que queda de la cabina.

Intentaremos no perdernos al llegar. El camino no está señalado, veremos una pequeña rampa con una barandilla amarilla muy estrecha por donde pasan los coches que toman la pista que se dirige hacia el avión estrellado. El avión está al final de la larga pista de arena negra. Desde no hace mucho, con vistas a que nadie se pierda, han puesto piedras y pequeños palos de madera pintados de amarillo a lo largo de la pista. Dependiendo del día son visibles o están semi-enterrados, por lo que ojo a no perderse. Llevaremos GPS (GD: 63.459523,-19.364618 GMS: N 63° 27′ 34.283”O 19° 21′ 52.624”).

dia06_06

dia06_07

Ponemos rumbo los acantilados de Dyrholaey. Esta zona de la costa islandesa está formada por una extensa playa flanqueada por formaciones rocosas que se adentran en el mar, rotas en algunos puntos por enormes arcos que podrían atravesarse en barco.

dia06_08

dia06_09

También veremos en esa zona la playa de arena negra de Reynisfjara, con sus formaciones de columnas de basalto. En el mar, están los pináculos marinos de Reynisdrangur que, según la leyenda no son formaciones rocosas, sino los cuerpos de tres trolls gigantescos petrificados por los primeros rayos de sol. ¡Ah! Y con suerte, más frailecillos.

dia06_10

Seguimos la marcha hasta llegar a Kirkjubaejarklaustur (sí, eso, a ver quién lo repite seguido y sin equivocarse), que es el “pueblo” donde nos alojaremos. Muy cerca de nuestro alojamiento, está el cañón Fjadrargljúfur. Está esculpido por el río Fjadrar y cuenta con unos dos millones de años. La carretera que lleva hasta el parking es de tierra y comienza con una subida que rápidamente se divide en dos. Aquí tendremos que girar a la izquierda a pesar de que la carretera principal de tierra va hacia la derecha.

Una vez allí, hay una ruta que bordea el lado izquierdo del cañón. Son apenas 2 kilómetros en línea recta con algunos tramos que nos permitirán desviarnos hasta el mismo borde del cañón (de unos 100 metros de profundidad). Lo cierto es que me ha costado bastante encontrar algo de información acerca de este lugar (lo que nos garantiza que estaremos prácticamente solos), pero parece muy recomendable:

dia06_11

dia06_12

Si aún nos quedan tiempo y fuerzas, en esta misma localidad, podremos visitar el conocido “suelo de iglesia”, el Kirkjugolf. Se trata de una formación de columnas basálticas erosionadas que se asemejan al suelo de una iglesia, con la particularidad de que es obra de la madre naturaleza:

dia06_14

 

dia06_13

Como os he comentado, nos alojaremos aquí mismo en Kirkjubaejarklaustur (básicamente, en medio de la nada). Hemos cogido unas cabañas de madera en el hotel Laki que nos incluyen el desayuno. Creo que las cabañas no son nada del otro mundo, pero era casi imposible encontrar algo para tanta en gente en medio de la nada. Como podéis ver, hay dos tipos de cabañas: las menos molonas y las más molonas. ¿Cuáles son las nuestras? Sorpresa, lo sabremos cuando lleguemos. En cualquier caso, es una sola noche.

 

Y el correspondiente mapa con la ruta del día:

dia06_19

 

Vota por el día que te parece más interesante pulsando aquí

 

Category: Viajar  Comments off

DÍA 5 – ISLAS VESTMAN

Hoy nos vamos a pasar el día a las islas Vestman. Se trata de un archipiélago situado al suroeste de la isla, formado por 18 islas e islotes de origen volcánico, de los que sólo una, Heimaey, está poblada (unos 4000 habitantes) y su actividad casi exclusiva es la pesca (y últimamente el turismo).

En 1973, se produjo una gran erupción volcánica que provocó la evacuación de todos los habitantes de la isla en barcos pesqueros que afortunadamente estaban atracados, ya que fue de madrugada. Pasados casi 30 años, la lava y la ceniza de la erupción siguen manteniendo bajo tierra casi 400 casas y edificios.

Como curiosidad, os contaré que una de las islas de este archipiélago, Surtsey, surgió en 1963 (hace cuatro días) y desde entonces es inaccesible, excepto para científicos que la utilizan para estudiar cómo las plantas y animales la colonizan (es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, desde 2008).

Para llegar a las islas, es necesario tomar un ferry que parte desde Landeyjahöfn (a 1h9min de Laugarás) y que nos dejará en las Vestman en unos 35 minutos.

El trayecto en el ferry es ya toda una experiencia; su entrada a la bahía es espectacular. Podremos ver miles de nidos de aves en la piedra y multitud de ellos sobrevolando el ferry. Como curiosidad os diré que las Vestman cuentan con una colonia de más de 10 millones de pájaros. ¿Y veremos frailecillos? Esperemos que sí, son los que más abundan. Los frailecillos permanecen en Islandia hasta el 10 de agosto aproximadamente, así que tenemos muchas posibilidades de encontrarnos con ellos.

Y ¿qué podemos hacer en esta isla? No se trata de una zona especialmente turística, pero todo el que la visita la recomienda encarecidamente.

Visitaremos el área delimitada donde se encuentran las casas sepultadas por la lava, lo que llaman la Pompeya del Norte. Durante la erupción, se desalojó el pueblo y todo el mundo se salvó, menos un borracho que intentando robar en una farmacia murió por los gases que se acumularon (o eso dicen).

dia05_01

dia05_03

Ascenderemos hacia a montaña Eldfell, donde comenzó la famosa erupción. El volcán obviamente no está activo, pero está durmiéndose. El paisaje parece Marte, todo rojo y amarillo por el azufre. Allí, podremos cavar un hoyo con nuestras propias manos y podremos notar el calor que aún se desprende del suelo (una pastelería del pueblo cuece el pan en el suelo directamente). Desde su cima, las vistas son muy bonitas y se distingue perfectamente la zona sepultada por la lava y la nueva ciudad que ha crecido junto a ella.

Aquí el Eldfell en to´ lo suyo en 1973 y cómo dejó el pueblo tras la erupción:

dia05_04

dia05_05

 

­­­­

Y aquí el Eldfell tal y como lo veremos nosotros:

dia05_06

Si nos parece bien a todos, tomaremos un barco (Viking Tours) que nos dará la vuelta completa por la costa de la isla. Durante la hora y media que dura la travesía, podremos contemplar los impresionantes acantilados y entraremos en tres de sus cuevas, donde comprobaremos su increíble acústica (ya veréis cómo). El paseo no es precisamente barato (unos 42€ por persona) pero en todos sitios lo recomiendan especialmente.

Recorreremos el interior de la isla. Pararemos donde el primer colono estableció su granja en el siglo X (ahora reconstruida).

dia05_07

Y, por supuesto, como  ya os he dicho, iremos en busca de los frailecillos (puffins, en inglés), el símbolo nacional de Islandia. Solo cuando te dan la espalda y los miras por detrás es cuando entiendes por qué los llaman frailecillos.

dia05_08

dia05_09

Los frailecillos anidan en los acantilados durante el verano y no son fáciles de ver, pero a esta isla acuden unos 8 millones de ellos todos los años, seguro que alguno veremos.

Para ello, nos dirigiremos hacia el sur, al cabo Storhofdi, donde anida una gran población de estos pájaros. Aquí disfrutaremos de un paseo precioso. Partiremos desde el mirador de aves por un sendero que rodea la costa y desde el que podremos ver, no solo frailecillos, sino también apasionantes vistas de algunas de las otras islas. Se trata de un lugar único y mucho menos turístico que el resto de la isla.

Cuando regresemos para coger el ferry de vuelta, intentaremos comprar pescado fresco para la cena en el puerto. Estamos en uno de los principales puertos de Islandia, donde el bacalao es uno de sus productos estrella. Si tenemos algo de suerte, hoy cenaremos bacalao fresco. Y, ale, ¡a casita a descansar! Hoy será la última noche en esta casa, así que habrá que recoger para el día siguiente.

NOTA: En esta isla, está ubicado uno de los campos de golf de 18 hoyos más espectaculares del mundo…¡no os olvidéis de echar los palos!

Aquí os dejo la ruta del día:

dia05_10

 

Vota por el día que te parece más interesante pulsando aquí

 

Category: Viajar  Comments off
US