Archive for » septiembre 11th, 2016 «

Walden o, la vida entre libros

Compra más libros quien no sabe que libro comprar. Lector anónimo. Hoy tenemos una entradilla que se

Category: Lugares  Comments off

Anticipo de mi viaje a Santiago de Chile

Hoy les dejo un video con un pequeño adelanto de lo que fue nuestro viaje a Santiago de Chile: Estén

Category: Viajar  Comments off

Reclamaciones a compañías aéreas.

Por Juan Alberto Revidiego.

Introducción.

Viajar en verano es tradición tácita. Y servirse de las compañías aéreas para llegar a los destinos planificados suele ser una opción recurrente.En estos casos, se busca aunar economía y tranquilidad con dichos transportes, evitar dolores de cabeza, trasladando toda complicación a los placenteros entresijos de visitar la ciudad a la que se llega.

Pero más allá de estas fechas habituales, sea por vacaciones, negocios o causas excepcionales, cuando se contrata un vuelo y se sufren contratiempos que modifican lo pactado con la compañía aérea cabe recordar que como pasajero se posee unos derechos como consumidor de tales servicios.

Atender a cuáles son esos derechos, qué supone un motivo de acción jurídica, y qué lapso de tiempo interviene en su determinación es vital para poder actuar en consecuencia a lo sufrido. Que al menos el mal sabor de boca pueda ser compensado.

¿Qué supone un derecho de compensación?

Una vez contratado el vuelo con una compañía aérea se espera que todo se adecue a lo pactado. Pero, desgraciadamente, hay casos en los que se padece modificaciones por dichas empresas que nos pueden suponer un grave perjuicio.

Encontramos tres tipos de supuestos que pueden generar compensación económica:

  1. La denegación de embarque.
  2. La cancelación del vuelo.
  3. Los retrasos.

En principio, tanto si la denegación de embarque como la cancelación del vuelo,  no se justifican suficientemente, con antelación o se debe a un error de la compañía, se generará un derecho de indemnización a favor del agraviado.

En el caso de los retrasos hay cierta graduación a la que se debe atender antes de pretender una compensación, pues no todo retraso es indemnizable.

Si un vuelo se retrasa, incumplimiento ciertos elementos, se genera un derecho a asistencia, y llegado el caso, a una indemnización.

Hay matices para concretar esos derechos como el tiempo retrasado, la responsabilidad de la aerolínea y en la distancia del vuelo.

En primer lugar cabe indicar que supondrá un derecho de compensación económica un retraso de más de tres horas a la fijada. Y en función de la distancia del vuelo, así como si es dentro de la Unión Europea o hacia un aeropuerto externo a la misma, las cantidades asimiladas a tales indemnizaciones variarán.

Sobre la responsabilidad de la compañía aérea, cabrá el pago potencial si además la aerolínea no consigue demostrar que se debe a circunstancias excepcionales. Estas causas, eximentes de responsabilidad y pago de indemnizaciones, suelen corresponder con condiciones meteorológicas adversas.

No obstante, no son causas excepcionales las huelgas legales del personal de vuelo o los pilotos; las averías técnicas, por muy complejas que puedan describirse; ni las llegadas tardías de los pilotos o personal de abordo al aeropuerto.

Cabe preguntarse qué otras circunstancias evitarían la compensación económica a los pasajeros.

¿Qué circunstancias no supondrán indemnización?

En el caso de cancelación del vuelo, tampoco se podrá reclamar compensación si se debe a la nefasta climatología. Pero no es el único eximente para las aerolíneas.

Si contactan con los pasajeros para anunciarles tal cancelación con dos semanas mínimas de antelación a la fecha prevista para el vuelo, o si en plazo menor les indican un vuelo alternativo en la misma ruta y horario similar con menos de tres horas de diferencia, pueden evitar la eventual reclamación.

Y en misma analogía, se desarrolla la lógica ante retrasos. Sólo se excluye la indemnización cuando el retraso del vuelo sea inferior a tres horas. Si las sobrepasa, aunque sea por un solo minuto, cabrá reclamar. Todo ello, si la compañía no acredita circunstancias excepcionales que no hubieran podido evitarse con medidas razonables, como antes se apuntaba.

Finalmente cabe apuntar que, a veces, si la compañía propone un vuelo alternativo con horario similar, la posibilidad de compensación puede verse reducida a la mitad.

¿Cuánto podrían indemnizar las aerolíneas?

Tanto la denegación de embarque y la cancelación que incumpla los requisitos antedichos, así como los retrasos de más de tres horas, supondrán una eventual compensación entre 250 y 600 euros, en función de la distancia del vuelo.

tabla

También sería posible reclamar el importe completo del billete si se optase por no viajar o incluso el importe de vuelos en conexión si se trataba de un billete de escalas, como así confirmó un determinante dictamen del Tribunal de Justicia Europeo en 2013.

El derecho de asistencia en caso de retraso.

Si el vuelo esperado sufre un gran retraso, los pasajeros del mismo tienen derecho a recibir asistencia gratuita por parte de la aerolínea, aunque ésta no sea responsable.

Esto se traduce en comidas y bebidas, medios de comunicación y, si fuese necesario, alojamiento en hoteles. Esto lo deberán llevar a cabo en los siguientes casos:

tabla-2

¿Derecho por daños?

Es posible sumar una pretensión por derechos de daños a la eventual indemnización por retraso de más de tres horas, de forma independiente y no vinculante, conforme a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 19 de noviembre de 2009, así como atendiendo al Convenio de Montreal. Se reclamaría a la compañía o directamente a los Tribunales de Justicia, y se debe justificar los perjuicios causas a raíz del retraso. Estos pueden ser noches de hotel, transbordos perdidos, la imposibilidad de acudir a ciertos eventos, etc… Las cantidades que se pueden reclamar son análogas a las dispuestas por retraso.

La base legal.

La fundamentación jurídica que más destaca a estos efectos se encuentra en los Reglamentos del Parlamento Europeo y del Consejo, como el nº 2111/2005, de 14 de diciembre de 2005, relativo al establecimiento de una lista comunitaria de las compañías aéreas sujetas a una prohibición de explotación en la Comunidad y a la información que deben recibir los pasajeros aéreos sobre la identidad de la compañía operadora; el nº 261/2004, de 11 de febrero de 2004, por el que se establecen normas comunes sobre compensación y asistencia a los pasajeros aéreos en caso de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso de los vuelos; el nº 889/2002, de 13 de mayo de 2002; el nº 2027/97, de 9 de octubre de 1997, sobre la responsabilidad de las compañías aéreas en caso de accidente; el nº 295/91; y la Resolución del Consejo, de 2 de octubre de 2000, sobre los derechos de los pasajeros de líneas aéreas.

Conclusión.

Esta tipología de sucesos, evitables a toda costa, es de una cotidianidad alarmante. Cada día se retrasan o cancelan vuelos, por lo que conviene estar bien informados a la hora de hacer frente a tales actuaciones. Pero hay que estar atentos. Las compañías bien conocen estas posibilidades e intentarán atajarla de la forma más beneficiosa a sus intereses.

Una de las prácticas habituales de estas aerolíneas será las de alegar a los pasajeros que los retrasos padecidos es fruto de causas extraordinarias. Pero no concretarán las mismas o argumentarán que es debido a una huelga de sus trabajadores o a una seria avería técnica. Suele ser un mero maquillaje para disuadir reclamaciones.

Las averías son las excusas más comunes que no dejan de conllevar responsabilidad directa por la aerolínea, pues se deben detectar en las revisiones constantes a las que se someten los vehículos. Las huelgas legales son conocidas públicamente y la compañía no puede simular sorpresa ni dejar de tomar medidas para evitar previsibles inconvenientes a los pasajeros.

El tiempo y el dinero de cada pasajero es lo suficiente importante como para perderlo injustificadamente entre las sórdidas salas de espera de los aeropuertos. Viajar debe suponer un goce y una tranquilidad. Por todo ello es vital contar con un buen asesoramiento jurídico a la hora de reclamar tales conceptos.

Para ello, desde Ministerio Jurista estamos a su disposición. Cualquier duda, comentario o consulta profesional es posible a través del contacto oficial: ministeriojurista@gmail.com.

 

Category: Vuelos  Comments off

Calcetines y cámara de fotos.

No existen mejores formas de abrir tu mente que leyendo un buen libro y viajando. Las dos acciones son modos de conocer cosas nuevas y, además, muchas personas afirman que leyendo se viaja sin moverse del sitio.

Creo que tengo una adicción por viajar. Me gusta todo sobre los viajes; la preparación de estos, el trayecto en sí y la llegada al destino. Y me iría a cualquier parte del mundo; China, New York, México, Amsterdam, Noruega, París, Grecia…

Ya en mi destino lo que me gusta es conocer la zona, la gente y la comida. Visualizar alguna tienda interesante y pararme a mirarlo todo. Hacer muchas fotos y sobre todo, darme cuenta de dónde estoy, con quien estoy y el ambiente que hay.

La noche no hay que dejarla pasar, no se conoce una ciudad si no la has visto cuando el Sol se esconde ya que aparece la realidad de las personas que habitan allí. Todo cambia, para bien o para mal. Quién sabe, te puedes llevar más de una sorpresa agradable.

dsc_0154

Annecy, France

dsc_0031

Annecy, France

Category: Viajar  Comments off
US