Archive for » noviembre 20th, 2016 «

Mirissa

Rumbo a Mirissa.

Una de las principales razones por las que fuimos a Sri Lanka era porque queríamos bañarnos con ballenas azules, los animales más grandes del planeta, y Mirissa es un lugar único donde se puede vivir esta experiencia inolvidable. Encontré esta fotografía en internet, y fue el impulso definitivo para desembarcar en Ceilán:

Viajamos de pie durante un par de horas en un divertido autobús con música a todo volumen y luces no aptas para epilépticos, ni para alguien que se quiere echar la siesta en el sillón.

Bus.jpg

Llegamos a un hotel que nos habían recomendado encarecidamente, Esprit Dici Hotel, dejamos las maletas y lo primero que hicimos fue preguntar por cómo podíamos bañarnos con los cetáceos de hasta 30 metros de longitud y 180 toneladas. Nos dijeron que podíamos avistarlos desde barcos, a pocos metros de ellos. Pero eso no es lo que queríamos. Nos costó, pero conseguimos hablar con alguien que estaba dispuesto a dejarnos muy cerca de ellos. Nadie se hace responsable de los pocos que quieren acercarse tanto como para nadar detrás de su corriente. Estábamos dispuestos a correr el riesgo. Era el precio de un sueño. Acordamos con un marinero del puerto salir al día siguiente, cuando los barcos de los turistas se alejaban para encontrar a los cetáceos calmados, sin ruidos de motores alrededor ni gente que les pudiera alterar. Con el sueño apalabrado, por fin tiempo para relax. Los masajes relajantes en Asia son muy aconsejables, y muy baratos, alrededor de 5€/10€ la hora, y logran levantar a un muerto….

#Release #yourself. #Pool #time. #Loving #holidays, #Loving #SriLanka. #Asia #Mirissa #Piscineando #PicOfTheDay #IV

A photo posted by Alejandro Paniagua (@alejandropaniaguam) on

Llegó la noche y salimos a cenar a la playa. En Mirissa hay muchos restaurantes en la arena, iluminados por antorchas, donde el Bogavante es fresco y accesible, una bebida bien fría y una compañía inmejorable bordan una noche para el recuerdo.

Nuevo amanecer, nuevo madrugón. No todo lo que sucede en los viajes son buenas noticias. El marinero con el que acordamos ir a ver a las ballenas nos aseguró que era completamente imposible navegar. El mejor momento para vivir esa experiencia es en noviembre, y estábamos en pleno agosto. Aún así, alargamos nuestra estancia en Mirissa con la esperanza de que el día siguiente la mar estuviera más tranquila, pero no tuvimos suerte… Nos fuimos de allí con el corazón bastante hundido. Era una ilusión enorme poder contornear nuestras aletas al sol de los sonidos de esos animales, grandes y pesados, ágiles e hipnotizantes bajo las olas… Nos prometimos que algún día volveríamos, y lo lograríamos.

Category: Viajar  Comments off

País de despedidas

Seguimos con las emociones y es que cuando nos enfrentamos al tema de emigrar es casi imposible no tener sentimientos encontrados, ese sentimiento que desde el principio yo denominé “agridulce”… Nos sentimos inmensamente felices porque nos vamos sabiendo que grandes cosas nos esperan y que por supuesto, vamos rumbo hacia lo desconocido pero al mismo tiempo es inevitable no sentir el gran vacío que te deja el tener que despedirte por un tiempo indefinido.

Hablemos de despedidas…

Yo decidí que si tuviese que borrar un día de mi vida definitivamente sería el día que me despedí de todo lo que más amo, de hecho escribiendo estas palabras es casi inevitable que no se me revuelvan los sentimientos; para que me conozcan un poquito más de lo que ya lo hacen les cuento que yo soy la persona más sentimental que podrían conocer, así que ya se imaginarán lo que significó para mí despedirme, resumiendo un poquito la historia, desde el principio dispuse que nadie iría a despedirme al aeropuerto (sí, así de extremo), la verdad es que me negaba a pasar por ese momento, todos me apoyaron y la situación se prestó para que así fuese, teniendo en cuenta que aunque no quisiera en algún momento tendría que decir adiós por un tiempo indefinido, lamentablemente una tía-abuela falleció el día antes y aunque no era el mejor lugar me pude despedir de muchísimos familiares; ese día antes de irme a Maiquetía las personas más cercanas a mi me despidieron en mi casa, realmente no les puedo explicar con palabras lo que fue para mí pasar por eso, pues yo soy una persona extremadamente familiar y nunca había estado lejos de ellos mas de una semana, así que con el enorme hueco que tenía en el corazón en ese momento me fui al aeropuerto.

Al mismo tiempo en algún lugar dentro de mi había algo que se sentía bien porque sabía que iba a vivir algo completamente nuevo con mi esposo, por supuesto, también sentía nervios por la salida del país, la entrada a España y ya ustedes saben cómo es eso…En ese momento (después de tres horas de retraso) que me monte en el avión mi vida cambió para siempre, tenía tantísimas emociones en el cuerpo que sentía que me iba a desmayar literalmente, para que se me quitara la sensación me comí un “Mentos” pero el caramelo decidió que era un buen momento para partirme la muela, muy oportuno ¿no creen?..Así que con el sentimiento agridulce que tenía encima y mi muela partida llegamos a Barcelona quince horas después. No se los puedo negar, me sentía bien por estar aquí pero además de eso tenía muchísima incertidumbre y sólo pensaba: ¿Y ahora qué? ¿Por donde comienzo? …

¿Se pueden imaginar la cantidad de emociones que uno tiene encima en ese momento? Me atrevería a decir que pesan más que el mismo equipaje y es que sientes tantas cosas que no sabes como sentirte realmente, así que lidiando medianamente con lo que podía pasaron unos cuantos días para que la alegría volviese a mi, mi tristeza era tanta que nada de lo que veía a mi alrededor (que como se lo imaginarán es increíble) me sorprendía, por suerte, ese sentimiento desapareció con el paso de los días.

Aunque les parezca un poco exagerado de mi parte yo decía que el hecho de haberme ido lo estaba viviendo como un duelo, al principio no había un día que no pensara en lo trágico que fue despedirme de mi familia y llorara, después no pensaba en eso con tanta frecuencia pero me lastimaba igual y hoy en día puedo decir que aunque ya no pienso en eso cuando lo hago me sigue doliendo aunque con menos intensidad, ¿ven? Igual que un duelo; también lo comparo con las heridas, al principio te duele, después sana y por ultimo te queda la cicatriz que sabes que aunque no te duele no desaparece.  Despedirse puede ser tan amargo como tú lo decidas, así lo viví yo, ustedes quizás lo vivan de una manera muy diferente, también tiene que ver con la personalidad de cada quien, el hecho es que lo vivas como lo vivas siempre nos va a lastimar despedirnos de las personas que queremos pero inevitablemente eso forma parte de esta aventura, particularmente puedo decir que el inicio de ésta historia que ahora comparto con ustedes fue en el momento que salí por la puerta de mi casa y sabía que no podía mirar atrás.

Sabemos que no soy la única que pasa por esta situación y aunque quisiera no me voy a meter de lleno en este tema que ya está bastante trillado por ser parte de nuestra realidad pero miles de familias se encuentran rotas (incluyendo la mía) en este momento, muchos de nosotros recibiremos el año nuevo sin los nuestros, muchos otros aunque estén con los suyos no podrán celebrar y otros hoy lloran la muerte de un familiar por la delincuencia, no diré de quien es la culpa porque no hace falta. Aunque no puedo estar en los zapatos de cada uno de ustedes solo puedo decirles a los que se encuentran en Venezuela que se cuiden y valoren el hecho de estar con sus familias y a los que están lejos como yo, tengan siempre presente la razón por la que se fueron, sigan trabajando por todo lo que quieren y aunque cueste, no se desanimen.

Sin mas nada que decir me despido por hoy, gracias por leerme …

“La cosa mas insignificante puede cambiarte la vida, en un abrir y cerrar de ojos, cuando menos te lo esperas, ocurre algo por casualidad que te embarca en un viaje que no habías planeado, rumbo a un futuro jamás imaginado”

 

 

Category: Viajar  Comments off

Užupis

uz2

El barrio de Užupis en la ciudad lituana de Vilna, es un barrio de artistas que se empeña en mantener su propia identidad y sus propias tradiciones, tanto que se autodenominan república, La República de Užupis. Entre otras cosas, tienen un presidente, un himno y cuatro banderas, una por cada estación del año. El nombre Užupis significa “más allá del río”. El barrio  está protegido por el río Vilnia, que lo rodea. Un barrio que no deja indiferente a aquel que lo visita y que tiene tanta personalidad que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Una de las cosas más destacables de esta república es que ofrece una forma más humana de ver el mundo. Y sino, atentos a los 41 artículos que componen la Constitución de Užupis:

1- Todo el mundo tiene derecho a vivir al lado del río Vilnia y el río Vilnia tiene el derecho a fluir para todos.

2- Todo el mundo tiene derecho a agua caliente, calefacción en invierno y a un techo.

3- Todo el mundo tiene derecho a morir, pero no es una obligación.

4- Todo el mundo tiene derecho a cometer errores.

5- Todo el mundo tiene derecho a ser único.

6- Todo el mundo tiene derecho a amar.

7- Todo el mundo tiene derecho a no ser amado, pero no necesariamente.

8- Todo el mundo tiene derecho a ser normal y corriente, y desconocido.

9- Todo el mundo tiene derecho a estar ocioso.

10- Todo el mundo tiene derecho a amar y a cuidar de un gato.

11- Todo el mundo tiene derecho a cuidar de un perro hasta que uno de los dos muera.

12- Un perro tiene derecho a ser un perro.

13- Un gato no está obligado a amar a su dueño, pero le debe ayudar en los momentos difíciles.

14- De vez en cuando todo el mundo tiene derecho a descuidar sus tareas.

15- Todo el mundo tiene derecho a dudar, pero no es obligatorio.

16- Todo el mundo tiene derecho a ser feliz.

17- Todo el mundo tiene derecho a ser infeliz.

18- Todo el mundo tiene derecho a estar en silencio.

19- Todo el mundo tiene el derecho a tener fé.

20- Nadie tiene derecho a la violencia.

21- Todos tienen derecho a apreciar su falta de importancia.

22- Nadie tiene derecho a poseer un diseño para la eternidad.

23- Todo el mundo tiene derecho a comprender.

24- Todo el mundo tiene derecho a no comprender nada.

25- Todo el mundo tiene derecho a ser de cualquier nacionalidad.

26- Todo el mundo tiene derecho a celebrar o no su cumpleaños.

27- Todo el mundo recordará su nombre.

28- Todo el mundo puede compartir sus posesiones.

29- Nadie puede compartir lo que no posee.

30- Todo el mundo tiene derecho a tener hermanos, hermanas y padres.

31- Todo el mundo puede ser independiente.

32- Todo el mundo es responsable de su libertad.

33- Todo el mundo tiene derecho a llorar.

34- Todo el mundo tiene derecho a ser malinterpretado.

35- Nadie tiene derecho a echarle la culpa al otro.

36- Todo el mundo tiene derecho a ser individual.

37- Todo el mundo tiene derecho a no tener derechos.

38- Todo el mundo tiene derecho a no tener miedo.

39- No venzas.

40- No luches

41- No te rindas.

Y para que conste, el texto está escrito en varios idomas en una de sus calles:

uz

Category: Lugares  Comments off

Puerto Barcelona 2 by Laura_c_j

Nombre: Puerto Barcelona 1 Fotógrafo: Laura_c_j Fecha: 2014 Lugar: Barcelona, España

Category: Lugares  Comments off
US