Archive for » diciembre 12th, 2016 «

Last words

Ya no me quedan bares que me hablen de ti. Me impiden pasar a olvidar, porque saben que cada vez que entro, salgo recordándote todavía más. Todos los días que veo la vida en blanco y negro, son los más tristes. Y no se si eso me gusta o me mata cada vez.Todo lo que me decías ha perdido el color, y el tiempo, se ha convertido en mi cruz. Nunca es buen momento para recordar el calor, si el frío pasa a ser tu mejor sentimiento. No te preocupes, decir adiós nunca fue difícil; lo difícil fue quedarse,

inerte.

Hecho cenizas. Esperando a que viniese el aire y me hiciese aún más polvo. Antes de que fuesen los polvos de alguien los que te hiciesen a ti.
Imagínate la multitud. Tanta gente que no puedas ni contar con los dedos de tus manos. Esas que tantas veces me tocaron.

Bien. Ahora imagínate la nada.

Hay muchas formas de morir. Si la nada pasa a ser mi todo, cuando cruzas. Despídete de mi.

Pero no como antes, ahora para siempre.

Me faltó en el reloj,

la arena que ahora me cubre.

Category: Lugares  Comments off

Los 10 destinos más populares del mundo en auge del 2016

Hace algunos días se anunciaron los 10 destinos mas populares del mundo que estuvieron en auge en es

Category: Viajar  Comments off

Habitarme bajo otro cielo

Son las 10:05 de la mañana del 12 de diciembre del 2016. Diciembre es un mes en el que las recapitulaciones y remembranzas se me antojan. Hoy me pregunto ¿cómo estaría el ritmo de la Ciudad de México con las peregrinaciones que concluyen hoy con la llegada a la Villa por miles de personas? ¿Estará un poco más tranquila en algunas zonas, tendrán asueto en escuelas u oficinas? Me imagino cómo ha sido mi vida en aquella ciudad ahora que estoy lejos de ella. Sí, lejos…

Quizás ya lo sepas (o lo intuyas, parece que soy muy predecible),  y es que recientemente decidí llevar a cabo un acontecimiento hasta ahora único y muy deseado en mi vida: ¡me he mudado de la Ciudad de México! Decidí despedirme de la Ciudad para vivir en el cielo chiapaneco de San Cristóbal de las Casas.

Desde que tenía veinte años había deseado salir de la ciudad del concreto y el asfalto para vivir en algún pueblo tranquilo, me imaginaba vivir con un ritmo menos agitado, un poco lejos de la ‘enfermedad de la prisa’ como le llamo, tener espacio para poder sembrar mi huerto, cosechar hortalizas y  la paciencia que sólo la contemplación de la Natura me da. Nunca había pensado en el sur del país, menos en San Cristóbal, esta mágica ciudad (que sí, ya no es tan pequeña como hace unos años) me parecía una ciudad al estilo Coyoacán: con sus artesanos, sus tiendas de café, sus boutiques de prendas femeninas y telas bordadas, con su ‘moda indígena’, con sus extranjeros y mucha gente paseando con cámara en mano, fascinada por los colores… No, nunca había pensado en el sur, me consideraba una mujer embrujada por la belleza tan peculiar que hay en latitudes más arriba del Trópico de Cáncer. El norte u occidente del país, eran, en esos años de mis veintes, mis lugares imaginados de destino para habitarlos, lejos-lejos de la capital.

Sin embargo, esperé lo inesperado (como dicen: nunca digas nunca) y los bosques de la ciudad chiapaneca me dieron otro embrujo. El cielo azul, el clima cambiante al instante (este lugar es caprichoso y puede amanecer soleado-soleado y pasar al nublado-lluvioso / frío-soleado-lluvioso / frío -nubladonublado, en un instante), la luz del otoño y el inicio del invierno, las amistades que aquí habitan… En fin, me imaginé en este lugar y aquí estoy.

Pensé que este fantástico evento tendría que quedar bajo el silencio de las redes sociales (de las cuales ando en muy bajo perfil) y sólo mis amistades más cercanas lo sabrían. Pensé que todo ‘podría seguir-como-si-nada’ con respecto al trabajo del copeo que llevo haciendo. Últimamente no he querido anunciar mucho mis pasos o mis cambios en las redes sociales (tengo un ‘nosequé’ con ellas) y ahora veo que es momento de decirte, a tí que has estado atenta a La Lunita en Mí, los futuros cambios que en este proyecto verás.

La Lunita permanece:

Yo, ileana, seguiré atendiendo tus solicitudes de copas menstruales o toallas de tela y seguiré atenta a tus dudas y tus comentarios. En la Ciudad de México están 2 compañeras, las cuales te presentaré prontamente, que están apoyándome con el proyecto. Mónica está en el Mercado Alternativo de Tlalpan los sábados y domingos y Sarya estará atenta a las entregas entre semana (en el Sur de la Ciudad y con previo acuerdo); ambas atenderán todas las dudas que puedas tener al momento de la entrega y siempre puedes acudir a mí cuando tengas una duda mayor o compartirme cómo ha sido tu experiencia con la copa menstrual o con las toallas de tela: ¡siempre me interesan las vivencias y los cambios que se generan cuando se desecha el uso de los anti higiénicos desechables para la menstruación!

Así que, vamos concluyendo este año gregoriano con cambios e iniciaremos el 2017 con renovaciones, activaciones y proyectos encaminados a la educación y la salud menstrual.

Cuando me fui despidiendo de las personas cercanas a mí en la ciudad, todas me dijeron: “todo cambio es bueno”, así que, con esa misma confianza, estoy segura que el cambio permeará y fomentará nuevas aventuras y experiencias tanto en la Ciudad de México, como en San Cristóbal de las Casas.

Te agradezco todo el apoyo y la atención que has tenido con el proyecto. Ha sido un gusto conocerte, ya sea por las redes sociales o en persona. Van 5 años de vida de La Lunita en Mi en la ciudad y ahora, toca una transformación que, como mi cambio, confío en que será positivo.

¡Qué tu cielo te siga inspirando!
con cariño y energía ovulatoria:

ileana

Rosy 100%

Category: Viajar  Comments off

Godivah

Av. el Castillo, 135, 24400 Ponferrada, León.

Category: Lugares  Comments off
US