Archive for » mayo 20th, 2017 «

Palacio de Versalles. Fountains #paris #travel #viajar #turismo #sights www.viveparis.es

Viaja a Mallorca durante los meses de julio y agosto. Disfruta de su clima típicamente mediterráneo, oferta cultural, turismo de interior y por supuesto …

Articulo Original: http://ift.tt/2qG6Xey

Category: Viajar  Comments off

Indomable

44HH

Quizá viaje algo lejos, con un poco de frío en verano. Y un jersey en la maleta.

Puede que yo llueva mientras morís de calor, y que una familia de pelirrojos me acepte como suya.

Puedo ser Mérida y valiente como siempre, podemos perdernos por un bosque verde.

Antes no me emocionaba viajar, ahora la vaga idea paseándose por mi cabeza hace que mi cerebro se abra como una flor.

 

319.

Category: Lugares  Comments off

No se tomar selfies jajaja

No se tomar selfies jajaja

Category: Viajar  Comments off

Viajar entre relativismos

Durante estos tres meses caminando con otras culturas hemos vivido muchas situaciones que nos han hecho replantear – otra vez – nuestras propias concepciones vitales; el tiempo, el dinero, las distancias, la higiene, la lengua, entre otras. La mayoría de veces han supuesto situaciones cómicas que quedarán en nuestra memoria como días en que riendo aprendimos de otras personas. Otras, viviéndolas sin paciencia, han podido hacernos desesperar y plantearnos muchos por qués. Podemos decir que ya hemos aprendido a vivir con ello, a fluir por encima de la relatividad y adaptarnos sin perder los nervios.  Aún así queremos compartir algunas de las relatividades que más nos gustan y divierten de Perú y Bolivia:

El tiempo se puede interpretar de muchas maneras, sobretodo si una de las partes está acostumbrada a calcularlo todo al minuto y la otra vive sin relojes. De quince a cuarenta y cinco minutos no hay media hora como nos pensamos, hay un “acasito nomás” que puede interpelar un espacio-tiempo muy curioso. Si preguntas cuánto tiempo hay en un trayecto de una ciudad a otra te puedes encontrar con un intervalo de hasta tres horas entre las diferentes respuestas. Así que paciencia y música, en cualquier momento llegarás a tu destino.

Junto con la temporalidad la distancia también ha cambiado mucho para nosotras. Mientras en casa plantearnos un viaje de ocho horas o quinientos km nos parecía todo un desafío vital, ahora hasta nos crea alivio. ¿8 – 9 horas? ¿798 km? Dame más que me aburro. Casi que sonreímos al pensar en los viajes nacionales que nos quedan cuando volvamos, pues ahora “nuestro” país se nos aparece pequeño. Después de nuestro récord de veintisiete horas en un autobús cualquier frontera nos queda cerca.

De ahí deriva otro elemento que nos ha costado más de sobrepasar. Entre “autobús” y “comodidad” hay miles de posibilidades desastrosas que pueden impedir que esos dos conceptos coincidan para tu placer. En Bolivia y Perú tienen una amplia red de carreteras que conecta todo el país, y hay una gran oferta y demanda. Eso hace que haya transporte para todos los bolsillos, pero cuando tu bolsillo es bien pequeño no tienes mucha escapatoria al fatal destino. Tendrás que coger un autobús local que se cae a trozos, que tendrá el respaldo de la silla a 85º y la puerta del baño no cerrará. Tú obviamente tendrás todas esas conjunciones de golpe porque ¡así la vida es más emocionante! Si tienes suerte no te quedarás plantada en medio de la carretera a las tres de la madrugada porque el motor echa humo, aunque estadísticamente te pasará. Yo tuve la gracia divina de que el autobús se incendiara cuando estábamos subiendo en el. ¡Me alegró el día!

La comodidad en los hostales baratos también es un festival del humor y del azar. El agua caliente y el wifi son dos aspectos de nuestra vida que se han vuelto incertidumbre. Porque que te aseguren que hay agua caliente todo el día significa que quién se duche primero habrá ganado y la última ya se puede esperar al día siguiente. El wifi seguramente funcionará pero casualmente no en tu habitación y eso lo descubres cuando ya estás dentro de la cama. ¿Podemos vivir sin esas minucias o que? Aunque del agua caliente depende tu higiene y veréis, ducharse o no ducharse es una cuestión de clima y ganas que poco a poco se van perdiendo, y mucho jiji y jaja que de repente ya han pasado cinco días des de la última ducha.

Como ha dicho mi compañera, “regatear es la cumbre del relativismo“. Hemos tenido que olvidar que las cosas pueden tener un precio fijo y aprender que los precios dependen de muchas variables que no son económicas. Dependen de tu acento, el color de tu pelo, de si hace sol o llueve y del humor del comerciante. Es gracioso presuponer que a todo precio que te propongan le tienes que rebajar unos cinco pesos para que no te timen y que queréis que os diga, regatear es toda una actividad cultural que vale la pena vivir con alegría. Es un juego en el que tienes que desarrollar tus habilidades persuasivas y la paciencia, entendiendo que nada es personal y que tienes que adaptarte a su papel.   Y creerme, todo se puede regatear.

Podría y quiero hablaros de otros relativismos encantadores como la seguridad laboral y/o personal, la higiene y la salud en los mercados locales o las normas de conducción. Estos también marcan nuestro día a día y nos dan ese puntillo de emoción que necesitamos.  Pero esto necesita una segunda parte para ello.

Viajar entre relativismos es toda una experiencia que modifica tu propia perspectiva del mundo. A nosotras a pesar de todo nos alegra la vida y los días, nos deja siempre parte del camino en incertidumbre y eso ayuda a romper la constancia del día a día, aunque sea viajando.

Ojalá que el viajar nos cure del mundo estático en el que estamos acostumbradas a vivir y que nuestra vida se vuelva más relativa, feliz y relajada.

Que nos quiten lo bailao’.

G.

Category: Viajar  Comments off
US