Dolencia futura de lo que ya olvidaron los músculos envejecidos

El tráfico de la ciudad,

de mi ciudad,

visto desde el cielo

es como una monstruosa fila de hormigas,

carnívoras a lo mejor.

Todas van hacia adelante,

hacia ninguna parte,

hacia la misma parte:

hacia querer ganarle a todas las demás.

 

Todas las hormigas con las que viajo

sufren de la misma enfermedad:

desinterés.

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

US