Hasta pronto, España: doctorado en Noruega.

Mañana a estas horas estaré ya por tierras nórdicas.

Me mudo a Bergen para estudiar un doctorado junto a mi pareja, también español. Ha sido un camino arduo, difícil y largo, pero por fin ha llegado el día de marcharse.

Esta oportunidad surgió de casualidad, gracias a un antiguo profesor de la Universidad donde he estudiado. Un profesor noruego había ido a dar un seminario y al parecer su universidad abría varias plazas de doctorado gracias a una ampliación de presupuestos.

Lo eché por echar, de estas cosas que piensas “total, no pierdo nada”. El proceso comenzó justo un año atrás, en Septiembre de 2016. Tras varios meses de espera obtuve respuestas de los noruegos, querían entrevistarme en persona en Bergen, me invitaban allí con gastos pagados.

Antes de seguir me gustaría aclarar ciertas cosas respecto a las diferencias de doctorarse en España y en Noruega:

  • En Noruega doctorarse es un trabajo. Como tal tienes un sueldo y plenos derechos sociales, desde el primer día (incluyendo la famosa baja de maternidad noruega). Son contratos de entre 3 o 4 años.
  • Por el contrario, en España doctorarse NO es un trabajo. Puedes hacerlo sin percibir ninguna ayuda económica o buscarte la vida y conseguir una beca. Esta puede ser pública (pocas plazas, exigencia con el expediente académico alta, cuantía baja) o privada (muy difícil acceso, becas de “élite”). Si logras una de estas becas se consigue un contrato gracias al cual cotizas, etc.

De ahí que, al ser considerado un trabajo tuviera que pasar por un proceso de admisión bastante estricto.

De la visita express a Bergen para la entrevista (4 días) me quedé con 3 cosas:

  1. Los Noruegos beben café como locos. Pedí en una cafetería un café con leche y me sirvieron un vaso tamaño mediano (el típico de cadenas de comida rápida) hasta arriba de café con un minúsculo chorro de leche. En la máquina del desayuno del hotel si seleccionabas en la máquina de café el icono de “taza pequeña”, literalmente llenaba la taza pequeña hasta arriba de café (¿y la leche??!)
  2. Tienen el suelo del baño calefactado y por costumbre dentro de las casas se va descalzos o en calcetines. No te das cuenta de lo maravilloso de esto hasta que lo vives.
  3. En la entrevista, que fue muy exhaustiva y tocó bastante áreas, hicieron hincapié en que les preocupaba que no supiera separar mi vida laboral de lo personal, que necesitaba descansar y que por supuesto tendría derecho a vacaciones y días libres (me preparé mucho la entrevista, de ahí que les causara dicha sensación, pero vaya, casi igual que en España…).

Poco después me comunicaron que estaba dentro y que podría empezar finalizado el verano.

Aunque no comience a trabajar hasta dentro de un par de semanas mañana nos mudamos mañana, así podremos hacer un poco de turismo y adaptarnos a la nueva rutina.

Sin duda Bergen parece una ciudad maravillosa, casi de cuento, y una vez nos hagamos a la lluvia creo que estaremos muy, muy bien allí.

Espero poder contaros pronto cosas nuevas :)

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

US