Mostar

A Mostar llegamos casi  cayendo la noche, por lo que nuestro primer cometido fue buscar un lugar para dormir. Generalmente nosotros llevamos un registro de todas las posibilidades de alojamiento para cada lugar que vamos (nos ahorra tiempo de búsqueda in situ y también dinero), pero en este caso, no teníamos previsto dormir en Mostar pero hicimos un cambio de planes sobre la marcha, por lo que llegamos sin información. Luego de recorrer un poco, encontramos cerca del aeropuerto una especie de camping llamado “Paradise” (bastante paradójico el nombre), que resultó ser el fondo de una casa que el dueño utilizaba como estacionamiento de motorhomes, -coordenadas 43.2690524,17.8635974-.

Camping

Era un lugar arbolado y bastante pintoresco ya que el propietario (quien resultó ser un tipo bastante simpático), tenía además, un tiradero de objetos antiguos y extraños…En resumen, cumplió el objetivo de proporcionarnos un lugar económico (aprox. EUR 10), con baño, ducha, wifi y relativamente cercano a Mostar. Como anécdota, ese día conducimos desde Budapest (680 KM) por lo que terminamos bastante saturados de pasar todo el día en la camioneta y decidimos salir a comer afuera. Consultamos con el dueño del camping por algún restaurant en las inmediaciones del camping, y nos indicó que a 50 metros había un bar, aunque no sabía si estaba abierto. Fuimos hasta allí, y el lugar resultó ser algo parecido a un salón de fiestas muy antiguo, cuyos dueños eran una pareja de viejitos que no hablaban ni una palabra de inglés, y nosotros fuimos sus únicos comensales. Nos invitaron a comer junto con ellos en su mesa, pero como era imposible leer la carta (en bosnio) ni entenderles una palabra (ellos a nosotros tampoco), con mucho esfuerzo les explicamos que queríamos algo típico de la región, y nos trajeron platos (enormes) de algo basado en carne y salchichas que estaba muy rico (y muy barato).

SAMSUNG CAMERA PICTURES

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Al día siguiente, partimos en la motorhome hacia la ciudad. Estacionamos en -coordenadas 43.3428679,17.8022616- a poco más de 1 km. a pié del Stari Most (Puente Viejo).

Parking

En el trayecto, nos llamó la atención que la mayoría de las casas de la ciudad estaban agujereadas en las paredes, clara evidencia de la no tan lejana Guerra de los Balcanes, conflicto del cual Mostar aún se está recuperando, tanto edilicia como espiritualmente.

La ciudad vieja de Mostar (la zona turística) es bastante pequeña y la recorrimos en una mañana. Básicamente, consiste en las calles que bordean al Río Neretva y extendiéndose un par de cuadras en cada margen. Allí se pueden encontrar museos, restaurantes y tiendas de souvenirs, donde se consiguen artículos bastante interesantes por buenos precios.

Mostar1047a

Pero la estrella de Mostar es sin dudas el Puente Viejo. Destruido por la guerra en 1993, fue reconstruido en 2004 y actualmente es Patrimonio Histórico Mundial. Con sus 21 metros de altura sobre el río, el puente domina el paisaje del casco histórico, y es foto obligada para decir “yo estuve aquí!”. Eventualmente, miembros de un club de clavadistas local, se zambullen desde el puente a las frías aguas del río. Es un espectáculo que vale la pena ver.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Sobre el mediodía finalizamos la recorrida en Mostar, partiendo en nuestra motorhome hacia la bahía de Kotor, en Montenegro.

En resumen, le damos una valoración alta a ésta ciudad. Nos agradó la gente, la limpieza, la comida y por sobre todo, la belleza del lugar. Recomendable!

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

US