Orsova, levantándose como un Fénix

Durante los últimos cinco años he estado trabajando con las compañías de cruceros fluviales que organizan viajes por el Danubio y he tenido la oportunidad de guiar recorridos en un puerto rumano remoto, Orsova. Esta es una pequeña ciudad „olvidada”, aislada de cualquier principal ruta turística, por lo que me considero afortunada de poder estar allí. Porque es lugares como éste que me recuerdan la fuerza de mi nación, hemos visto cosas horribles en nuestra historia, y en ocasiones hemos hecho cosas horribles uno contra el otro, pero aún logramos mantener la belleza en nuestro corazón y la sonrisa en nuestras caras.

559566_10150837779556144_1309230045_n

 

Es difícil creer que esta pequeña y tranquila Orsova, perdida en el tiempo como la mayoría de las ciudades pequeñas en Rumania, pacífica frente al Danubio en cada amanecer, una vez fue la frontera más sangrienta de Europa. Cuando pensamos en el bloque del Este antes de 1989, el muro de Berlín viene a la mente inmediatamente. Y el sacrificio de cientos de personas que luchan por la libertad. Pero ¿qué hay de las 16.000 almas que se estima que han huido de Rumania a Yugoslavia, tratando de escapar del régimen dictatorial de Nicolae Ceausescu? Cientos de ellos perdieron su vida en las aguas bravas del Danubio o muertos a tiros por las patrullas fronterizas. Después de casi 3 décadas desde la caída del comunismo el Estado rumano vergonzosamente ha hecho muy poco para identificar a las víctimas que descansan en tumbas en los cementerios serbios de Kladovo, Tekija, Novi Sip, Golubinje.

La pequeña Orsova no sólo ha sido testigo de sacrificio. Nace de sacrificio. La nueva Orsova donde el visitante camina hoy es el resultado de cambios en esta área del Danubio a finales de los 1960. Por lo general conocida como las Puertas de Hierro, la frontera que hoy en día separa el territorio rumano y serbio era el lugar una vez considerado la parte más salvaje del río Danubio. Las corrientes en estas gargantas estrechas eran tan fuertes que hasta 1972 los barcos podían navegar aguas arriba solamente arrastrados desde cada orilla por la locomotora. A continuación, la presa y el sistema de centrales hidroeléctricas en Puertas de Hierro I fueron inaugurados. El proyecto de construcción rumano-yugoslavo resultó ser un éxito, tanto por la mejora de la navegación, como por la contribución significativa a los recursos energéticos de los dos países. El Estado rumano en solo tres años de uso recuperó su inversión para esta planta (la más grande en el Danubio y segundo en los ríos europeos). Pero la domesticación del Danubio salvaje tuvo su precio. Elevar el nivel de agua causó la desaparición de una docena de comunidades, como Ada Kaleh, isla habitada por la comunidad turca. Algunos de los pueblos y ciudades fueron reubicados. Y así, la antigua Orsova medieval se quedó sumergida, enterrada debajo de la línea del agua, y la nueva Orsova fue levantada en la orilla del lago artificial de las Puertas de Hierro.

1400232951c2b01510

Coincidencia o no, un lugar que ha sufrido tantas pérdidas ha ganado dos de las construcciones religiosas más singulares de la actual Rumania. Claro, Rumania tiene más iglesias que hospitales y escuelas juntas, así que debe haber algo inolvidable acerca de las iglesias de Orsova para que sean dignas de nuestro tiempo.

20150902_154407-1

Reconstruida en la década de los 1970 en Nueva Orsova se encuentra la catedral católica de la Inmaculada Concepción. Sí, una nueva iglesia construida en medio de comunismo, en un país donde la demolición de las construcciones religiosas era una práctica común. Sin embargo, las autoridades se dejaron “engañar” en este caso. La reconstrucción y reubicación de Orsova fue supervisada por la comunidad internacional. Y la iglesia misma ni siquiera dependió del presupuesto del Estado, ya que fue patrocinada por la fundación Aleman Caritas, de Freiburg. Su construcción se inició en 1972 y finalizó en 1974, con los esfuerzos del arquitecto Hans Fackelmann y el pintor Gabriel Popa. Esta es una parroquia religiosa único, tanto en forma como en función. Elementos modernos de la arquitectura incluyen la forma exterior de carpa militar y la claraboya interior en forma de cruz. Sin embargo, la sorpresa más inusual en la decoración se encuentra en la representación del Camino de la Cruz (Vía Dolorosa). Las estaciones familiares contando el sacrificio de Jesucristo están conectadas con los tiempos modernos mediante la inclusión de algunas caras contemporáneas. Y ciertamente es un punto de vista interesante. Uno no va a una iglesia cristiana todos los días para ver representados a un líder comunista (Vladimir Lenin), un ídolo del rock (John Lennon) o una famosa rumana (Nadia Comaneci). La misa se lleva a cabo en los cuatro idiomas de la comunidad (rumano, húngaro, checo y alemán), testimonio de la diversidad cultural que la que se construyó Rumania a largo de los siglos.

20150812_093814

Vigilando la ciudad desde arriba es la única estructura en pie de la antigua Orsova, el Monasterio Ortodoxo de San Ana. La construcción del monasterio comenzó en 1936 y termino en 1939, por deseo de Pamfil Seicaru, periodista de guerra, que sobrevivió a una batalla en esta misma zona durante el otoño de 1916. Juró construir una capilla en honor al sacrificio de sus compañeros que defendían Rumania durante la Primera guerra Mundial. El camino subiendo al monasterio se llama Ruta de los Héroes y es adornado con bancos de madera simples para marcar a las vidas de los soldados muertos en la gran guerra de unificación de las provincias rumanas. La arquitectura del monasterio es simple, sistema en forma de “U”, con la iglesia de madera en el medio y las células que cierran el patio interior.

59

El terreno sobre el que se construyó la capilla inicialmente no contaba con la bendición del arzobispo de la región de Banat, así que no formaba parte de la Iglesia ortodoxa rumana. El nombre del monasterio fue elegido para la madre del periodista, Ana, con celebración cada 25 de Julio. Por desgracia, después de la Segunda Guerra Mundial Rumania cayó bajo el control político del régimen comunista y los líderes de la administración en Orsova decidieron que esta construcción sería más adecuada para una discoteca y un restaurante. Los frescos originales en la iglesia fueron cubiertos por pintura blanca. Las células de las monjas se convirtieron en un hotel. Fue con la revolución de 1989 que el monasterio obtuvo su libertad una vez más. Fue reconocido por la Iglesia Ortodoxa de Rumania y una docena de monjas se mudaron aquí. La pintura blanca que ocultaba los frescos ha sido lavada, limpiando las heridas del comunismo. Las monjas mantienen su sencilla tradición tranquila, “ora et labora” (reza y trabaja).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tenga en cuenta que Orsova es también el punto de partida preferido para excursiones en barco privado en las Puertas de Hierro. Y si usted es amigo de la naturaleza aquí puede reservar excursiones locales y explorar las rutas de senderismo en el Parque Nacional de las Puertas de Hierro, incluyendo la mundialmente conocida cascada Bigar.

Así que la próxima vez que viaje por negocios o por placer a las ciudades de Drobeta Turnu-Severin o Timisoara, tómese un par de días libres para explorar una joya aún desconocida de Rumania.

orsova 2012 (38)

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

US