Una obra de teatro llena de dignidad

El grupo teatral El Tente, un colectivo de mujeres víctimas del conflicto armado, construyeron la obra: “Anunciando la ausencia”, donde hacen un relato sobre la desaparición forzada de sus familiares.

Publicado en: Noticias CNMH  19/10/2016 

Estas mujeres, provenientes de distintos lugares del Meta, que de manera empírica desde el año 2010 iniciaron la creación colectiva de esta obra de teatro, tras participar en las Escuelas de formación a familiares de desaparición forzada que impulsó el Movice en este departamento, escenifican alrededor de la dramaturgia, las rutas que han recorrido en los procesos de búsqueda, la identificación en fosas comunes, las exhumaciones en lugares y cementerios sin encontrar aún a sus familiares. De igual manera comparten los objetos que usaban sus seres queridos: una blusa, un crucifijo, o los zapatos viejos que usaban como nuevos.

Nidia, Amparo, Rosario, Paulina, Carmen, Martha, Inés y Alicia cuentan en escena sin libreto sus historias de búsqueda en el Meta y el Guaviare, de esa espera, de una señal para encontrar el cuerpo del ser amado que la guerra se les llevo. “Es una obra profundamente conmovedora, no es una obra de teatro, ellas no son actrices, está claro que ellas no quieren olvidar, no importa lo que ellas digan, son ellas lo importante, la memoria que hay en ellas, el dolor de estas mujeres. Ellas posiblemente no han podido llorar a sus muertos y esto es ir al cementerio como lo hace cada domingo alguien con naturalidad, para ellas esto ha sido imposible”, expresó la actriz Alejandra Borrero, quien asistió a una de las funciones que se hicieron de la obra en el pasado mes de septiembre, en la ciudad de Bogotá, dentro de la conmemoración del  Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada.

“La primera vez que vi la obra, sentí que no había superado cosas, definitivamente hay heridas, las cosas que lo transportan a uno, el simple hecho de ver a mi mamá en el teatro vienen muchos recuerdos dolorosos” dice Enrique Castro, hijo de Martha quien lleva buscando por 15 años a su hijo Andrés.

Para Jasbledy Mora, hija de Carmen, ver a su mamá ahí, en tarima, “es muy fuerte lo que ella cuenta, porque no sabemos de mi papá, nos mostraron una fotos, al parecer fue torturado”, relata con tristeza.

Amparo en una de las escenas de la obra le cuenta al público la desaparición de Zuly, su hija, que tenía tres meses de embarazo y dejó una niña de nueve años. Todo sucedió en el años de 2001 cuando llegó una arremetida paramilitar en Charras, Guaviare. “Eso le mueve a uno todas las fibras, uno se hace el duro pero en el momento de recordar todo se le devuelve, se siente esa ausencia. Es algo muy intenso cuando mi mamá saco el cuaderno y ver cuando compartíamos con mi sobrina pequeña… es doloroso” dice Jenny Lozada, una de las hijas de Amparo.

En El Tente “ellas son familiares de víctimas de desaparición forzada, sin formación teatral, tal vez algunas de ellas no habían visto una obra de teatro en su vida, creo que llegar a lo que están haciendo es maravilloso. Es una obra que sensibiliza y hace preguntarse ¿qué es esto de la desaparición forzada? Y lo que ellas están marcando diciendo: “sigamos buscando”, eso es muy importante, esa fuerza que dan allí para dejarle a la gente que nunca ha estado cercana a estas situaciones. Entregan un mensaje de búsqueda, de sufrimiento, de dolor, pero también de resistencia y de valor para otras personas” expresa Eugenia Castro, integrante del Movice en Bogotá.

El Tente es un pájaro conocido en el Meta porque protege a los niños en el campo, “en las casas donde él esta no permite que ningún mal se le acerque a los niños y por eso nosotras somos El Tente de la memoria” asegura Paulina, una de la interpretes de la obra.

Category: Lugares
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

US