#ViajandoAndo: Día 4 – London.

Jai Pipol! Hoy antes de comenzar el blog, quiero agradecer a todos los que han comentado  en WordPress, Facebook, Instagram y Twitter, etc. Se siente relindo que le demuestren a uno su apoyo y cariño.  Además, me han escrito de lugares que  ni sabía que me leían, como en Colombia, Argentina, Panamá… En fin, MUCHAS GRACIAS!

Debo de admitir que ya estoy aclimatándome y acostumbrándome a vivir en Londres – sino fuera tan caro, sería mejor. Por lo menos ya me sé el camino a la perfección del hostal a la oficina y a varios lugares que están alrededor.

Aunque hoy salió el sol, el clima estaba bastante frío. El tema con el clima es que el aire es lo que te hace temblar. Pero definitivamente ver uno que otro rayo del sol cambia toda la perspectiva de tu día. Para que me crean les dejo este pequeño video que grabe:

Hoy en la oficina nuestra buena amiga Canadian – Bolivian Rose, llevó una sorpresa: un snack muy mexicano, totopos + salsa + guacamole. Ufff! Llegó en el momento indicado, porque debo de admitir que extraño una buena orden de tacos – pero ahora que regrese a México me desquitaré. Todos en la oficina probaron un poco de México.

 

IMG_4673.JPG

Desde que desperté tuve la sensación de que hoy sería un día en el que experimentaría más sobre lo importante de: “El Pertenecer”. A que me refiero con esto, déjame te lo explico.

Como humanos está en nuestro ADN el ser parte de un grupo, ya sea un grupo de amigos de la oficina, de teatro, de la iglesia, con aquellos con los que te reúnes a jugar soccer o ir al bar, etc. Hace un par de horas que estaba cenando en el hostal, me sentí un poco raro pues todos los que se hospedan en el mismo lugar que yo, vienen con amigos o conocen amigos nuevos aquí. Así que cuando llegue al comedor la mayoría estaba con su grupo…. Comiendo. La gente pasaba y no se sentaba en mi mesa, a lo cual me cuestione: “O tengo cara de payaso, sangrón, pesado – o como quieras decirle – o de plano soy un mega loser”. Me sentí totalmente como en una especie de parodia británica de Mean Girls… salí corriendo a comer en el baño. ¡Mentira! Pero hubiera estado gracioso no?

Termine de cenar y me subí a mi cuarto a ver unos pendientes que tenía. – Si lo siento Palomi, no pude hacerte caso en la recomendación de olvidarme de todos los pendientes de México. –

Pero cuando me puse a leer una carta que me mandaron y leía que había alguien que se sentía orgullosa de mi por confiar en Dios y dar pasos de fe, me di cuenta de la importancia de tener una comunidad, una familia y por supuesto un grupo de amigos que se alegran junto conmigo.

Hoy en una junta que tuve, al finalizar, la persona con la que tuve la junta me preguntó si podía orar por mí. ¡Obviamente acepte! Imagínate, estoy colaborando en una organización que no sólo confía en mis talentos y me deja hacer los que más me gusta en la vida (hablando a nivel profesional) que es escribir y generar contenido… además de eso se toman el tiempo para orar por mí. ¡WOW!

El año pasado que aun trabajaba en otra compañía, y después de todos los contratiempos y aprendizajes que tuve, nunca me hubiera imaginado que un año después estaría aquí en Londres.

Sé que sabes y si no lo sabes, pues ahora ya lo sabrás… Dios se interesa por lo que a ti te interesa, así de único y grande es su amor por ti. Déjame orar por ti, para que mientras lees estas líneas tus sueños y los sueños de Dios sean los mismos y que no sólo se queden en sueños sino que comiencen a tomar forma.

Lo más grandioso de todo esto, es que aun cuando Dios es bueno y para Él todo es posible, quiero que sepas que Él nunca te dejará sólo. Y no me refiero a que únicamente estará en espíritu (que de por si eso es asombroso), cuando Dios nos dice que Él siempre está con nosotros, también se  refiere a que Su presencia la podemos encontrar en los demás, en el prójimo. Es por eso que el humano tiene la necesidad de “Pertenecer”. Hay cosas que nunca lograremos descubrir, experimentar y hasta recibir si es que no nos hacemos vulnerables y nos compartimos con los demás. Además es grandioso poder tener con quien compartir tus alegrías, tus derrotas, tus triunfos, tus recuerdos, tus blogs… hasta tus dramas.

Así que no seas como yo, no te quedes sentado en la mesa de un hostal comiendo solo. Levántate y da tú el primer paso. Conoce nueva gente, dale una oportunidad a los demás de que conozcan la gran persona que eres y tú también date el chance de conocer y explorar con otros la vida.

IMG_4680.JPG

Y si hoy en particular te sientes solo y sin nadie a quién le interese lo que estés viviendo, quiero que sepas que a Dios si le interesa y a mí también. Te invito a que me escribas en los comentarios si tienes algo que te gustaría que orará contigo o si solamente me quieres contar un chiste o lo que quieras, ten la confianza de hacerlo

Es todo por el día de hoy. Nos leemos mañana.

 

See u later alligator :)

Category: Viajar
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.

US